El regreso del pequeño guerrero

Con una cálida y ruidosa bienvenida, Azul recibió a Bautista Pedreira, quien regresó de La Plata junto a sus padres. El pequeño, de 8 años, había sido trasladado de urgencia el pasado 12 de julio a la capital de la provincia luego de haber sufrido una hemorragia cerebral. Allí fue que este niño azuleño comenzó a escribir una historia colmada de valentía, amor, fe, superación y muchas ganas de vivir.
El pequeño fue recibido aquel día en el Hospital de Niños «Sor María Ludovica» de La Plata, donde fue intervenido en dos oportunidades y hoy -a tan sólo un poco más de dos meses de esa fecha- Bauti ya se encuentra en su querida ciudad, en su hogar y junto al resto de su familia, sobre todo al lado de su hermano y compinche Santi, con quien se extrañaban enormemente. «Realmente la recuperación ha sido maravillosa y no tiene una sola secuela. Lo vemos y es el Bauti de siempre. Para muchos puede ser increíble, pero para nosotros es creíble, porque es un testimonio de fe y amor impresionante», había destacado Valeria Serrao, su mamá .
Momentos de profunda emoción se vivieron al momento del arribo de la familia Pedreira a la ciudad, donde fueron recibidos y acompañados en una estruendosa caravana de bocinas y sirenas hasta su casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Así quedó River en la tabla y qué partido se le viene

Jugar en el Morumbí siempre es un desafío. Y en esta ocasión, se potenciaba la preocupación por la cantidad de días de inactividad futbolera. River puso el pecho, jugó un partidazo y sacó un muy buen empate contra San Pablo por el Grupo D de la Copa Libertadores. Una igualdad que estuvo a pocos minutos […]