Buscan incorporar el delito de ecocidio al Código Penal

Con penas de hasta 20 años, la propuesta de incluir el delito en el código penal, busca seguir el ejemplo de países como Francia, Rusia y Georgia.

La Asociación de Investigadores de Derecho Penal Ambiental y Climático (AIDPAC) busca incorporar el delito de Ecocidio en el Código Penal de la Nación. El proyecto, que apunta a seguir el ejemplo de otros países del mundo como Francia, Rusia y Georgia, tendría penas de hasta 20 años de prisión.

Con el objetivo de proteger el medio ambiente, la propuesta consiste en reprimir con prisión de 3 años y 6 meses a 10 años a quien cometa cualquier acto ilícito o arbitrario que pueda causar daño grave, extenso o duradero al ambiente, y de 8 a 20 años si dicho daño efectivamente tiene lugar.

El grave daño y la destrucción masiva de los ecosistemas, es decir, el ecocidio, cometido durante décadas y sin una ley que lo sancione, es una de las causas de la actual crisis ambiental y climática, así como del colapso de la biodiversidad», expresa el profesor de la Universidad de Belgrano, Miguel Ángel Asturias, impulsor de la iniciativa. Y agrega: «Si bien la incorporación del ecocidio como crimen no es la única solución para combatir los delitos ambientales, resulta la piedra angular para proteger la vida en nuestro planeta».

¿De qué se trata el proyecto?

De acuerdo al especialista Asturias, algunos ejemplos de crimen para el medio ambiente son los incendios forestales intencionales en nuestro país y en el Amazonas; la destrucción de los humedales, impulsadas por la tala ilegal, la expansión agrícola y sus modos de cultivo, así como por la ganadería industrial; la extracción indiscriminada de recursos naturales, especialmente con la obtención de petróleo y la minería; el tráfico ilícito de flora y fauna; la contaminación del agua, la tierra y el aire; la pesca ilegal y sus desperdicios volcados al mar; el comercio y la eliminación de residuos, entre ellos de plásticos y materiales peligrosos, radiactivos y atómicos; el tráfico de recursos naturales como metales y piedras preciosas, y el uso de armamento y químicos en los conflictos bélicos y el flagelo del bioterrorismo.

Según lo planteado por el impulsor de la iniciativa, a las penas, que pueden ser de hasta 20 años, las agrava si interviene en la ejecución del delito un funcionario público o existe una conexión con una organización criminal internacional; si el delito se comete en una zona protegida o una reserva natural; si resulta en la muerte o lesiones graves o gravísimas de personas, o afecta bienes de organizaciones públicas o privadas.

A su vez, si en el delito interviene, o se beneficia, una persona jurídica, explica Asturias, le impone multa de dos a diez veces el valor del posible daño junto con la obligación de restablecer la afectación del ambiente; la suspensión total o parcial de actividades o de participar en concursos o licitaciones estatales; la cancelación de la personería, y la pérdida o suspensión de los beneficios estatales que tuviera, entre otras sanciones.

«La propuesta es aplicable al proyecto de Reforma del Código Penal (Comisión dec. 103/2017), sin desconocer que los delitos ambientales también pueden ser considerados como crímenes de lesa humanidad”, concluye Asturias.

 267 total views,  5 views today

Deja una respuesta

Next Post

Se vendieron más de 39 mil propiedades en el primer semestre

Se trata de un volumen de propiedades vendidas por encima de los últimos tres años en la Provincia, aunque aseguran que el semestre cerró «estable». […]
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: