El Gobierno desconcierta al ala izquierda del Frente de Todos y puede perder aliados

Las primeras medidas que anunció Sergio Massa recibieron el aval de la columna vertebral del oficialismo, que integran el kirchnerismo y el peronismo de gobernadores y sindicalistas, pero provocaron un fuerte ruido político en el ala izquierda de la coalición, cuyos referentes discuten por estos días puertas adentro de sus partidos, algunos de ellos menores pero simbólicos para el encuadre ideológico del Frente de Todos (FdT), si continuarán en una alianza cuya dirección económica consideran dentro del modelo de ajuste clásico.

En un acto en Santa Fe, Alberto Fernández se mostró por primera vez junto al ministro Sergio Massa y aseguró: “No va a parar la obra pública

El que abrió la tranquera de la catarsis interna fue Juan Grabois, el líder del Frente Patria Grande que amenazó con retirar a sus tres diputados del bloque oficialista de la Cámara baja. Luego se sumó Claudio Lozano, uno de los directores del Banco Nación que reunió de urgencia a su tropa de Unidad Popular. El giro ortodoxo que aplica Massa también dividió aguas en la agrupación “Soberanxs”, entre el exministro Amado Boudou que lo apoyó y la exembajadora Alicia Castro que no tolera la condena del massismo al régimen venezolano.

En este escenario, el diputado Itai Hagman enfatizó, en diálogo con LA NACION, que no es voluntad de Patria Grande provocar una ruptura. “Hubo un rediseño del Gobierno, una refundación, con un plan de estabilidad que incluyó medidas para distintos sectores, trabajadores formales, jubilados, empresarios, exportadores. Pero no hubo un solo anuncio para quienes viven en la indigencia”, reprochó Hagman quien, junto a sus pares Natalia Zaracho y Federico Fagioli, advirtieron que podrían desvincularse de la bancada oficialista.

“Nosotros no pensamos en irnos del Frente de Todos, pero si no hay un gesto (del Gobierno) tendremos que buscar un espacio donde poder expresarnos con mayor autonomía y crear nuestro propio bloque. Si es dentro de un interbloque dependerá, también, de la voluntad del resto de los diputados del Frente de Todos y de Germán (Martínez), presidente del bloque”, sostuvo Hagman en su contacto con este diario.

El desconcierto de la izquierda del FdT, que también incluye al Partido Comunista y a la Corriente Clasista Combativa de tradición maoísta, tiene lugar en medio de una nueva metamorfosis del peronismo, esta vez en plena función de gobierno. Si bien fuentes del peronismo emparentan el “orden fiscal” que pregona Massa con experiencias no derechistas de la región, como las del Frente Amplio uruguayo, la Concertación chilena y el PT brasileño, el rumbo que perfila el nuevo ministro impacta entre los “aliados progresistas” del oficialismo.

Se demora la definición en Energía, un área clave que el kirchnerismo se resiste a dejar

Sin embargo, ese malestar del bloque izquierdista de la coalición no parece preocupar notoriamente a los principales actores del peronismo, empezando por el “triunvirato” que componen Alberto Fernández, Cristina Kirchner y el propio Massa. Tampoco inquieta a los gobernadores provinciales, a los intendentes del conurbano ni a los jerarcas de la CGT, que se sienten más cómodos dentro de los parámetros del PJ tradicional. A tal punto que algunos dirigentes piensan que, en 2023, el peronismo debería volver a su formato histórico.

De todos modos, hay fuerzas aliadas que ya acompañan al peronismo/kirchnerismo desde hace varias elecciones, como el Frente Grande que encabeza el intendente de Ensenada, Mario Secco; y el Partido Solidario del diputado Carlos Heller. Esos son justamente los espacios que no están poniendo en duda su pertenencia al Frente de Todos, como así tampoco lo hace el Partido Comunista Revolucionario, cuyo brazo piquetero es la CCC. “Vamos a dar la pelea por adentro”, afirmó hoy el diputado Juan Carlos Alderete.

“Si nos fuéramos los dos diputados nacionales (de la CCC), dejaríamos a Cambiemos como primera minoría”, sostuvo Alderete, según consignó un cable de la agencia Noticias Argentinas. En la misma línea, aseguró que el Frente de Todos “sigue siendo una herramienta válida para conquistar derechos”, aunque advirtió que en la marcha del domingo, por San Cayetano, se reclamarán “medidas urgentes que vayan en el camino de que se garantice el programa de techo, tierra y trabajo que venimos reclamando las organizaciones sociales”.

Los “chinos”, como apodan los peronistas a sus aliados del PCR, tienen historia compartida con el PJ desde los tiempos de Isabel Perón en los 70, la fallida candidatura presidencial de Ítalo Argentino Luder en los 80 y el gobierno de Carlos Menem en los 90. Pero piden alguna prueba de amor para mantener su fidelidad histórica: “Hay que cambiar de táctica y ser más duros, congelar precios, hacer cumplir la Ley de Góndolas. Y es necesario, aplicar la Ley de Abastecimiento”, enumeró Alderete, viejo socio de Luis D´Elía (FTV-Miles).

El oficialismo podría perder la primera minoría en Diputados si Grabois decide romper con el Gobierno

En cambio, los que no parecen decididos a “dar la pelea por adentro” son los referentes del Partido Comunista. “Es probable que a nivel nacional el PC se vaya del Frente de Todos, que nunca fue un frente político y solo quedó en una alianza electoral”, avisó Sonia López, presidenta del partido en Corrientes e integrante del comité central, en declaraciones la radio AM 750. Entre los recién llegados a la coalición panperonista también son críticos del nuevo rumbo económico el Frente Patria Grande de Grabois y la Unidad Popular de Lozano.

“Las definiciones adoptadas por el nuevo súper ministro siguen alejando a la gestión gubernamental de los compromisos electorales que definieron el triunfo del Frente de Todos en el 2019”, sostuvo tras una asamblea de urgencia la Unidad Popular de Lozano, cuya continuidad en el directorio del Banco Nación depende ahora de la nueva presidenta, Silvina Batakis. El argumento del crecimiento económico con inclusión social, esgrimido por Massa, no pareció satisfacer a la fuerza del dirigente históricamente vinculado a la CTA.

La presencia de economistas como Daniel Marx en el gabinete del ministro empoderado por Alberto Fernández y Cristina Kirchner tampoco cayó bien entre los dirigentes que reportan al ala izquierda del Frente de Todos. Pero eso no pareció un problema para la exdiputada Fernanda Vallejos, que fue muy crítica de la gestión de Martín Guzmán, ni tampoco para Amado Boudou, uno de sus compañeros en la agrupación Soberanxs, que adoptó orgánicamente una posición de rechazo al acuerdo con el FMI.

Los espacios más cercanos al kirchnerismo -aunque no necesariamente partícipes de La Cámpora ni del instituto Patria- tampoco se cuestionan su continuidad en el Frente de Todos. Entre ellos se ubican Nuevo Encuentro, que preside Martín Sabbatella; y Proyecto Sur, que creó y lideró hasta su muerte Fernando “Pino” Solanas. “Los que están chillando son los nuevos, que arribaron en 2015″, precisó una fuente peronista. En el kirchnerismo lo corroboraron: “No se juzga, se acompaña”, definió un camporista con despacho oficial.

Las primeras medidas que anunció Sergio Massa recibieron el aval de la columna vertebral del oficialismo, que integran el kirchnerismo y el peronismo de gobernadores y sindicalistas, pero provocaron un fuerte ruido político en el ala izquierda de la coalición, cuyos referentes discuten por estos días puertas adentro de sus partidos, algunos de ellos menores pero simbólicos para el encuadre ideológico del Frente de Todos (FdT), si continuarán en una alianza cuya dirección económica consideran dentro del modelo de ajuste clásico.En un acto en Santa Fe, Alberto Fernández se mostró por primera vez junto al ministro Sergio Massa y aseguró: “No va a parar la obra públicaEl que abrió la tranquera de la catarsis interna fue Juan Grabois, el líder del Frente Patria Grande que amenazó con retirar a sus tres diputados del bloque oficialista de la Cámara baja. Luego se sumó Claudio Lozano, uno de los directores del Banco Nación que reunió de urgencia a su tropa de Unidad Popular. El giro ortodoxo que aplica Massa también dividió aguas en la agrupación “Soberanxs”, entre el exministro Amado Boudou que lo apoyó y la exembajadora Alicia Castro que no tolera la condena del massismo al régimen venezolano.En este escenario, el diputado Itai Hagman enfatizó, en diálogo con LA NACION, que no es voluntad de Patria Grande provocar una ruptura. “Hubo un rediseño del Gobierno, una refundación, con un plan de estabilidad que incluyó medidas para distintos sectores, trabajadores formales, jubilados, empresarios, exportadores. Pero no hubo un solo anuncio para quienes viven en la indigencia”, reprochó Hagman quien, junto a sus pares Natalia Zaracho y Federico Fagioli, advirtieron que podrían desvincularse de la bancada oficialista.“Nosotros no pensamos en irnos del Frente de Todos, pero si no hay un gesto (del Gobierno) tendremos que buscar un espacio donde poder expresarnos con mayor autonomía y crear nuestro propio bloque. Si es dentro de un interbloque dependerá, también, de la voluntad del resto de los diputados del Frente de Todos y de Germán (Martínez), presidente del bloque”, sostuvo Hagman en su contacto con este diario.El desconcierto de la izquierda del FdT, que también incluye al Partido Comunista y a la Corriente Clasista Combativa de tradición maoísta, tiene lugar en medio de una nueva metamorfosis del peronismo, esta vez en plena función de gobierno. Si bien fuentes del peronismo emparentan el “orden fiscal” que pregona Massa con experiencias no derechistas de la región, como las del Frente Amplio uruguayo, la Concertación chilena y el PT brasileño, el rumbo que perfila el nuevo ministro impacta entre los “aliados progresistas” del oficialismo.Se demora la definición en Energía, un área clave que el kirchnerismo se resiste a dejarSin embargo, ese malestar del bloque izquierdista de la coalición no parece preocupar notoriamente a los principales actores del peronismo, empezando por el “triunvirato” que componen Alberto Fernández, Cristina Kirchner y el propio Massa. Tampoco inquieta a los gobernadores provinciales, a los intendentes del conurbano ni a los jerarcas de la CGT, que se sienten más cómodos dentro de los parámetros del PJ tradicional. A tal punto que algunos dirigentes piensan que, en 2023, el peronismo debería volver a su formato histórico.De todos modos, hay fuerzas aliadas que ya acompañan al peronismo/kirchnerismo desde hace varias elecciones, como el Frente Grande que encabeza el intendente de Ensenada, Mario Secco; y el Partido Solidario del diputado Carlos Heller. Esos son justamente los espacios que no están poniendo en duda su pertenencia al Frente de Todos, como así tampoco lo hace el Partido Comunista Revolucionario, cuyo brazo piquetero es la CCC. “Vamos a dar la pelea por adentro”, afirmó hoy el diputado Juan Carlos Alderete.“Si nos fuéramos los dos diputados nacionales (de la CCC), dejaríamos a Cambiemos como primera minoría”, sostuvo Alderete, según consignó un cable de la agencia Noticias Argentinas. En la misma línea, aseguró que el Frente de Todos “sigue siendo una herramienta válida para conquistar derechos”, aunque advirtió que en la marcha del domingo, por San Cayetano, se reclamarán “medidas urgentes que vayan en el camino de que se garantice el programa de techo, tierra y trabajo que venimos reclamando las organizaciones sociales”.Los “chinos”, como apodan los peronistas a sus aliados del PCR, tienen historia compartida con el PJ desde los tiempos de Isabel Perón en los 70, la fallida candidatura presidencial de Ítalo Argentino Luder en los 80 y el gobierno de Carlos Menem en los 90. Pero piden alguna prueba de amor para mantener su fidelidad histórica: “Hay que cambiar de táctica y ser más duros, congelar precios, hacer cumplir la Ley de Góndolas. Y es necesario, aplicar la Ley de Abastecimiento”, enumeró Alderete, viejo socio de Luis D´Elía (FTV-Miles).El oficialismo podría perder la primera minoría en Diputados si Grabois decide romper con el GobiernoEn cambio, los que no parecen decididos a “dar la pelea por adentro” son los referentes del Partido Comunista. “Es probable que a nivel nacional el PC se vaya del Frente de Todos, que nunca fue un frente político y solo quedó en una alianza electoral”, avisó Sonia López, presidenta del partido en Corrientes e integrante del comité central, en declaraciones la radio AM 750. Entre los recién llegados a la coalición panperonista también son críticos del nuevo rumbo económico el Frente Patria Grande de Grabois y la Unidad Popular de Lozano.“Las definiciones adoptadas por el nuevo súper ministro siguen alejando a la gestión gubernamental de los compromisos electorales que definieron el triunfo del Frente de Todos en el 2019”, sostuvo tras una asamblea de urgencia la Unidad Popular de Lozano, cuya continuidad en el directorio del Banco Nación depende ahora de la nueva presidenta, Silvina Batakis. El argumento del crecimiento económico con inclusión social, esgrimido por Massa, no pareció satisfacer a la fuerza del dirigente históricamente vinculado a la CTA.La presencia de economistas como Daniel Marx en el gabinete del ministro empoderado por Alberto Fernández y Cristina Kirchner tampoco cayó bien entre los dirigentes que reportan al ala izquierda del Frente de Todos. Pero eso no pareció un problema para la exdiputada Fernanda Vallejos, que fue muy crítica de la gestión de Martín Guzmán, ni tampoco para Amado Boudou, uno de sus compañeros en la agrupación Soberanxs, que adoptó orgánicamente una posición de rechazo al acuerdo con el FMI.Los espacios más cercanos al kirchnerismo -aunque no necesariamente partícipes de La Cámpora ni del instituto Patria- tampoco se cuestionan su continuidad en el Frente de Todos. Entre ellos se ubican Nuevo Encuentro, que preside Martín Sabbatella; y Proyecto Sur, que creó y lideró hasta su muerte Fernando “Pino” Solanas. “Los que están chillando son los nuevos, que arribaron en 2015″, precisó una fuente peronista. En el kirchnerismo lo corroboraron: “No se juzga, se acompaña”, definió un camporista con despacho oficial.

 21 total views,  5 views today

Deja una respuesta

Next Post

Decoración verde: cómo aparentar un jardín en tu casa sin poner plantas

Los diseñadores hablan con frecuencia de querer traer el aire libre y la naturaleza a través del diseño. Ya sea que se logre agregando luz […]
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: