Independiente: Sebastián Sosa, Milton Álvarez y Julio César Falcioni, tres protagonistas para una serie a punto de estrenar su capítulo uno

No hay modo alguno de que Sebastián Sosa (Montevideo, Uruguay, 1986) pase inadvertido. Su imagen concita la atención, ya sea cuando decide tatuarse un rostro de león que le ocupa toda la calva o cuando tiempo después se cubre parte del mismo tatuaje con un llamativo implante capilar. Y nada cambia cuando se sitúa bajo los tres palos. Eléctrico en sus movimientos, gritos y gestos, es dueño de un estilo heterodoxo y quizás por eso, capaz de lo mejor y lo peor en cada momento.

Falcioni en Independiente: por qué regresó, su relación con Eduardo Domínguez y las dificultades en el mercado

Sería casi imposible reconocer a Milton Álvarez (Munro, Buenos Aires, 1989) en medio de una multitud. Ninguno de sus rasgos físicos destaca sobre el resto, tampoco sus actitudes ni atuendos obligan a girar la cabeza para observarlo. En el arco mantiene las mismas constantes. Es sobrio, gesticula poco, sus respuestas en el juego tienden a ser predecibles.

Ambos conviven en el arco de Independiente desde mediados de 2020, cuando Sosa llegó desde el Mazatlán mexicano, pero en realidad nunca hubo competencia. El currículum fue desde el primer momento determinante para indicar titularidades y suplencias. Si la trayectoria del uruguayo enseña nombres como Peñarol, Boca, Vélez, Rosario Central y varios años en el fútbol azteca; la del bonaerense había transitado siempre por el Ascenso local -Colegiales, Huracán de Tres Arroyos, Sportivo Italiano, Deportivo Morón- hasta que en 2018 Ariel Holan solicitó su fichaje para ser la alternativa a Martín Campaña en el Rojo.

Todo transcurría dentro de esa “normalidad” hasta el lunes pasado. Ese día, Juan José Serrizuela se sentó por única vez como entrenador principal de Independiente y su decisión más resonante tuvo lugar en el arco. Le comunicó a los principales interesados que sería Álvarez quien saldría desde el arranque frente a Colón. Apenas 24 horas después, el parte médico del club comunicó que Sosa padecía una “molestia muscular en el gemelo izquierdo” y finalmente ni siquiera viajó a Santa Fe. Pocos le creyeron, la mayoría quiso ver una reacción de disgusto por su sorpresiva suplencia.

La razones del Tiburón, sin embargo, tenía varios fundamentos. El principal, posiblemente, fuese la confianza que le genera Álvarez, quien fue su arquero -y capitán del equipo- en Colegiales, allá por 2015. Pero también jugaron los notorios errores de Sosa en lo que va de ejercicio.

Falcioni vuelve a Independiente con el modesto objetivo de sumar puntos para no mirar los promedios en 2023

Si en sus primeros partidos en el club, algunos penales atajados y varias tapadas notables le habían hecho ganar puntos al equipo y el favor de los hinchas, ese apoyo fue perdiendo adeptos a fuerza de errores en los centros y fallos conceptuales de ubicación en disparos lejanos o pelotas largas a espaldas de la defensa que costaron tantos en contra, derrotas y eliminaciones. Su responsabilidad en el gol que facilitó la caída ante Patronato y puso en marcha el derrumbe final de Eduardo Domínguez aumentó el descrédito y el reclamo de cambio por parte de los hinchas se hizo casi unánime.

Con muy poco que perder, Serrizuela apostó fuerte, su protegido no cometió ningún fallo (es verdad que tampoco fue demasiado exigido), el Rojo le ganó a Colón con contundencia, y la puerta de la polémica se abrió de par en par. ¿Qué haría Julio César Falcioni, otra vez a cargo del plantel, este domingo frente a River? ¿Darle continuidad al ex arquero de Morón o recuperar a Sosa, que fue el indiscutido titular del Emperador cuando estuvo al frente del equipo en 2021?

Los números son tan dispares que dificultan cualquier comparación. Si el charrúa disputó 83 partidos desde 2020 (con 86 goles recibidos y 31 vallas invictas), Álvarez apenas jugó 17 desde 2018, con el registro de 8 tantos en contra y 10 partidos sin ir a buscar la pelota al fondo de la red, pero también con la salvedad de que muchos de ellos fueron ante rivales menores en Copa Argentina o Sudamericana. Con Falcioni en el banco las distancias son incluso más notables: en sus 50 encuentros como técnico Rojo eligió a Sosa en 46 y a Álvarez solo en 4.

La realidad del bonaerense en el Rey de Copas ha sido silenciosa casi hasta la crueldad. Ninguno de los entrenadores que pasaron por el club en estos cuatro años le dieron chances para mostrar sus aptitudes. Además de los disputados bajo el mando del Emperador y el del lunes con Serrizuela, su foja de servicios indica 2 partidos con Holan, 6 con Lucas Pusineri, 4 con Domínguez y ninguno con Sebastián Beccacece. Tal es así que varias veces amagó con marcharse, la última hace apenas un mes ante el interés de Platense, aunque siempre acabó quedándose.

Ahora, por fin, parece haber llegado su momento. Si no hay un cambio de última hora y de acuerdo a lo visto en los entrenamientos de la semana, Milton Álvarez será titular frente a River. Pese a su experiencia y currículum Sosa estaría a punto de perder un puesto que lo tenía como dueño absoluto, y si así ocurriese -y las respuestas de Álvarez en la cancha fueran convincentes- es fácil anticipar un problema en el interior de un vestuario donde la voz del uruguayo conserva cierto peso. Además de su lugar en el Rojo, la gran meta de Sosa este año es estar en el plantel de la selección celeste en Qatar 2022, y no se quedará callado si nota que su suplencia se prolonga hasta ponerla en riesgo.

El Tiburón Serrizuela fue técnico de Independiente solo 90 minutos, aunque quizás hayan sido suficientes para activar el tictac de una amenaza explosiva. Habrá que estar atentos: ante River es posible que comience el capítulo uno de una serie que promete polémica y cuyo final hoy por hoy resulta impredecible.

No hay modo alguno de que Sebastián Sosa (Montevideo, Uruguay, 1986) pase inadvertido. Su imagen concita la atención, ya sea cuando decide tatuarse un rostro de león que le ocupa toda la calva o cuando tiempo después se cubre parte del mismo tatuaje con un llamativo implante capilar. Y nada cambia cuando se sitúa bajo los tres palos. Eléctrico en sus movimientos, gritos y gestos, es dueño de un estilo heterodoxo y quizás por eso, capaz de lo mejor y lo peor en cada momento.Falcioni en Independiente: por qué regresó, su relación con Eduardo Domínguez y las dificultades en el mercadoSería casi imposible reconocer a Milton Álvarez (Munro, Buenos Aires, 1989) en medio de una multitud. Ninguno de sus rasgos físicos destaca sobre el resto, tampoco sus actitudes ni atuendos obligan a girar la cabeza para observarlo. En el arco mantiene las mismas constantes. Es sobrio, gesticula poco, sus respuestas en el juego tienden a ser predecibles.Ambos conviven en el arco de Independiente desde mediados de 2020, cuando Sosa llegó desde el Mazatlán mexicano, pero en realidad nunca hubo competencia. El currículum fue desde el primer momento determinante para indicar titularidades y suplencias. Si la trayectoria del uruguayo enseña nombres como Peñarol, Boca, Vélez, Rosario Central y varios años en el fútbol azteca; la del bonaerense había transitado siempre por el Ascenso local -Colegiales, Huracán de Tres Arroyos, Sportivo Italiano, Deportivo Morón- hasta que en 2018 Ariel Holan solicitó su fichaje para ser la alternativa a Martín Campaña en el Rojo.Todo transcurría dentro de esa “normalidad” hasta el lunes pasado. Ese día, Juan José Serrizuela se sentó por única vez como entrenador principal de Independiente y su decisión más resonante tuvo lugar en el arco. Le comunicó a los principales interesados que sería Álvarez quien saldría desde el arranque frente a Colón. Apenas 24 horas después, el parte médico del club comunicó que Sosa padecía una “molestia muscular en el gemelo izquierdo” y finalmente ni siquiera viajó a Santa Fe. Pocos le creyeron, la mayoría quiso ver una reacción de disgusto por su sorpresiva suplencia.La razones del Tiburón, sin embargo, tenía varios fundamentos. El principal, posiblemente, fuese la confianza que le genera Álvarez, quien fue su arquero -y capitán del equipo- en Colegiales, allá por 2015. Pero también jugaron los notorios errores de Sosa en lo que va de ejercicio.Falcioni vuelve a Independiente con el modesto objetivo de sumar puntos para no mirar los promedios en 2023Si en sus primeros partidos en el club, algunos penales atajados y varias tapadas notables le habían hecho ganar puntos al equipo y el favor de los hinchas, ese apoyo fue perdiendo adeptos a fuerza de errores en los centros y fallos conceptuales de ubicación en disparos lejanos o pelotas largas a espaldas de la defensa que costaron tantos en contra, derrotas y eliminaciones. Su responsabilidad en el gol que facilitó la caída ante Patronato y puso en marcha el derrumbe final de Eduardo Domínguez aumentó el descrédito y el reclamo de cambio por parte de los hinchas se hizo casi unánime.Con muy poco que perder, Serrizuela apostó fuerte, su protegido no cometió ningún fallo (es verdad que tampoco fue demasiado exigido), el Rojo le ganó a Colón con contundencia, y la puerta de la polémica se abrió de par en par. ¿Qué haría Julio César Falcioni, otra vez a cargo del plantel, este domingo frente a River? ¿Darle continuidad al ex arquero de Morón o recuperar a Sosa, que fue el indiscutido titular del Emperador cuando estuvo al frente del equipo en 2021?Los números son tan dispares que dificultan cualquier comparación. Si el charrúa disputó 83 partidos desde 2020 (con 86 goles recibidos y 31 vallas invictas), Álvarez apenas jugó 17 desde 2018, con el registro de 8 tantos en contra y 10 partidos sin ir a buscar la pelota al fondo de la red, pero también con la salvedad de que muchos de ellos fueron ante rivales menores en Copa Argentina o Sudamericana. Con Falcioni en el banco las distancias son incluso más notables: en sus 50 encuentros como técnico Rojo eligió a Sosa en 46 y a Álvarez solo en 4.La realidad del bonaerense en el Rey de Copas ha sido silenciosa casi hasta la crueldad. Ninguno de los entrenadores que pasaron por el club en estos cuatro años le dieron chances para mostrar sus aptitudes. Además de los disputados bajo el mando del Emperador y el del lunes con Serrizuela, su foja de servicios indica 2 partidos con Holan, 6 con Lucas Pusineri, 4 con Domínguez y ninguno con Sebastián Beccacece. Tal es así que varias veces amagó con marcharse, la última hace apenas un mes ante el interés de Platense, aunque siempre acabó quedándose.Ahora, por fin, parece haber llegado su momento. Si no hay un cambio de última hora y de acuerdo a lo visto en los entrenamientos de la semana, Milton Álvarez será titular frente a River. Pese a su experiencia y currículum Sosa estaría a punto de perder un puesto que lo tenía como dueño absoluto, y si así ocurriese -y las respuestas de Álvarez en la cancha fueran convincentes- es fácil anticipar un problema en el interior de un vestuario donde la voz del uruguayo conserva cierto peso. Además de su lugar en el Rojo, la gran meta de Sosa este año es estar en el plantel de la selección celeste en Qatar 2022, y no se quedará callado si nota que su suplencia se prolonga hasta ponerla en riesgo.El Tiburón Serrizuela fue técnico de Independiente solo 90 minutos, aunque quizás hayan sido suficientes para activar el tictac de una amenaza explosiva. Habrá que estar atentos: ante River es posible que comience el capítulo uno de una serie que promete polémica y cuyo final hoy por hoy resulta impredecible.

 28 total views,  2 views today

Deja una respuesta

Next Post

La última posverdad de Cristina Kirchner

La Cámpora desenvaina una amenaza en un video. “Si la tocan a Cristina que quilombo se va a armar”, canta una barra que se autopercibe […]
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: