Con la guerra en Ucrania como telón de fondo, el papa Francisco llegó a Kazajistán, una exrepública de la órbita soviética

NURSULTÁN, Kazajistán.- El papa Francisco pidió hoy que no se formen “bloques contrapuestos” a nivel mundial, con un llamado a la reducción de la polarización en medio de la “insensata y trágica” guerra en Ucrania, y consideró que la paz es “esencial” para el desarrollo global, al hablar ante autoridades de Kazajistán -que fue una de las 15 repúblicas integrantes de la antigua Unión Soviética, desde 1936 hasta 1991- en su primera actividad en la nación asiática, a la que llegó este martes.

El Pontífice, de 85 años, que se moviliza en silla de ruedas por dolores en la rodilla y admitió que tiene que reducir el ritmo o plantearse un retiro, participará también en una cumbre interreligiosa en Nursultán con la presencia de delegaciones de unos 50 países. Después de llegar a Kazajistán, Jorge Bergoglio llamó a “evitar la intensificación de rivalidades y el fortalecimiento de bloques contrapuestos”.

“Juan Pablo II vino aquí a sembrar esperanza, inmediatamente después de los trágicos atentados del 2001. Yo llego aquí mientras está en curso la insensata y trágica guerra originada por la invasión de Ucrania, mientras otros enfrentamientos y amenazas de conflictos ponen en peligro nuestra época”, planteó el pontífice al trazar un paralelismo entre la visita de su antecesor polaco de hace 21 años, días después de los atentados a las Torres Gemelas de Nueva York. ”Vengo para amplificar el grito de tantos que imploran la paz, camino de desarrollo esencial para nuestro mundo globalizado”, sentenció el Papa en esa dirección.

”Necesitamos líderes que, a nivel internacional, permitan a los pueblos entenderse y dialogar, y generen un nuevo ‘espíritu de Helsinki’”, añadió, en alusión a los acuerdos de 1975, que consolidaron una rebaja de las tensiones entre los occidentales y los soviéticos tras décadas de Guerra Fría.

Minutos antes, el papa había sido recibido con honores militares y se había reunido con el presidente kazajo, Kassym Jomart Tokayev, quien se declaró “honrado” de recibirlo. En este, su 38º viaje al extranjero desde que fuera elegido en 2013, el pontífice participará también en una cumbre interreligiosa en Nursultán con la presencia de delegaciones de unos 50 países. Al ser preguntado durante el vuelo sobre un eventual encuentro con el presidente chino, Xi Jinping, que también estará en Nursultán estos días, el pontífice argentino dijo que no tenía “ninguna información”.

“Yo siempre estoy dispuesto a ir China”, agregó el Papa.

Por una casualidad, la presencia de Xi -que al día siguiente debe reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin, en Uzbekistán- alimentó las especulaciones sobre una posible acción de la diplomacia vaticana sobre el conflicto de Ucrania.

“Dialogar con todos”

Los habitantes de Nursultán entrevistados por la prensa este martes se mostraron contentos porque una visita así ponga a Kazajistán en primer plano de la actualidad internacional. ”La autoridad de Kazajistán crecerá, se trata de que los otros países sepan que existe un Estado así”, declaró Joumash, un empresario de 58 años.

Inicialmente, se esperaba la presencia en la cumbre del patriarca Kirill de la Iglesia ortodoxa de Rusia, cercano al presidente Vladimir Putin, pero el religioso ruso anuló su participación sin dar razones. Las visiones de ambos líderes religiosos chocan en esta cuestión: el papa pidió la paz en Ucrania y denunció “una guerra cruel y sin sentido”, mientras que Kirill defendió la “operación militar” y la lucha contra “los enemigos internos y externos” de Rusia.

El martes, Francisco insistió en la necesidad de “dialogar con todos” para “reforzar el multilateralismo”, aludiendo implícitamente a Rusia. Desde febrero, cuando empezó el conflicto en Ucrania, la Santa Sede intentó mantener un contacto diplomático con Moscú.

“Proceso de democratización”

Este miércoles, Francisco protagonizará la apertura de la sesión plenaria del Congreso de Líderes de Religiones Mundiales y Tradicionales y oficiará una misa por la tarde. El jueves cerrará su visita reuniéndose con líderes católicos.

Al margen del congreso, Francisco también se reunirá con responsables religiosos en encuentros privados, indicó el Vaticano sin dar más detalles.

Rico en recursos energéticos, Kazajistán tiene 19 millones de habitantes, de los que un 70% son musulmanes sunnitas y un 25% son cristianos, principalmente ortodoxos rusos. Solo un 1% es católico.

El presidente kazajo, Kasim-Yomart Tokayev empezó una serie de reformas después de su elección en 2019, pero el país se vio sacudido por protestas contra los elevados precios del combustible a principios de año que dejaron 200 muertos y arruinaron su imagen de estabilidad.

Sin embargo, activistas por los derechos humanos no han dejado de denunciar la represión de cualquier oposición real. El papa, no obstante, mencionó el “proceso de democratización” en curso en Kazajistán, un “país del encuentro” entre numerosos grupos étnicos, en una “encrucijada de importantes intersecciones geopolíticas”. Francisco es el segundo papa en visitar Kazajistán. Antes lo hizo Juan Pablo II en septiembre de 2001.

Agencias AFP y ANSA

 91 total views,  8 views today

Deja una respuesta

Next Post

Quién es el multimillonario que compró la mansión más cara en la historia de Miami

Kenneth C. Griffin, dueño del fondo de inversión Citadel y conocido como el “mayor coleccionista de casas de lujo del mundo” se transformó en el […]
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: