Cartas de lectores: Fallo ejemplar, causas, lucha por el poder

Fallo ejemplar

Es una elemental obligación de un funcionario público denunciar lo que, a su parecer, puede constituir la comisión de un delito. Esto con el fin de que se lleve a cabo, por quien proceda, la investigación pertinente a efectos de dilucidar si efectivamente existió un acto contrario a la ley. Con mayor razón, claro está, si quien advierte esa posibilidad resulta ser un magistrado de la Nación. Contra los doctores Javier Anzoátegui y Luis Rizzi, miembros del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº 8 de la ciudad de Buenos Aires, se pretende iniciar juicio político para apartarlos del cargo que, en su extensa trayectoria, ejercieron y ejercen con dignidad y honradez, a causa de inobjetables consideraciones vertidas en un fallo que no dudaría en calificar de “ejemplar”. Tras haber condenado severamente a un imputado por los gravísimos crímenes de homicidio y de violación de su hermanastra, dispusieron –en un excursus– la investigación de otro posible delito. Se trataba de un aborto cometido –precisamente a la víctima de la violación– cuando aún no había sido promulgada la ley 27.610 y que fue conocido por el tribunal a la luz de las circunstancias que fueron objeto de investigación en el marco del aludido crimen. La lectura del mencionado excursus, del todo pertinente como fundamento de la denuncia que realizaron, no exhibe fisura alguna que permita calificarlo como improcedente y denota un impecable razonamiento, lucidez argumental, valiente exposición y hasta un elevado estilo literario. De allí, a mi juicio, los endebles fundamentos sobre cuya base pretende llevarse a cabo la investigación en su contra. Pues bien, más allá de los juicios de valor que, al respecto, han invocado en su argumentación los mencionados magistrados –opinión que por cierto puede libremente manifestar cualquier juez en su función–, en rigor se han limitado –como correspondía por lo dicho al comienzo de esta misiva–, a solicitar la investigación de la existencia y comisión de un probable delito.

No deja de sorprender, en este caso, el llamativo silencio guardado por las asociaciones que corporativamente vinculan a los magistrados y funcionarios de la Justicia Nacional y que, en reiteradas declaraciones, han rechazado insistente y firmemente toda injerencia en la actuación de los jueces por las opiniones vertidas en sus fallos.

Diego A. Ibarra

Exjuez nacional en lo Civil

DNI 10.390.684

Causas

Ante la campaña del gobierno contra el odio, vale la pena observar que es justo amar la virtud y odiar el mal. La manera de erradicar el odio es eliminar las causas que lo provocan.

Juan Peña

penapirovano5@gmail.com

Lucha por el poder

Para regocijo del oficialismo, los integrantes de la facción opositora siguen inmersos en sus luchas intestinas. Se candidatean sin ningún pudor, demostrando así que la lucha es por el poder. De lo que piensan hacer para salvar al país en franca decadencia, ni noticias. La ciudadanía asiste atónita a esta muestra de indiferencia ante los graves problemas que aquejan a la nación.

Están perdiendo muchos votos.

Alicia De Tommaso

alidelo@hotmail.com

Testigo

La aparición repentina de un testigo que dijo haber visto a Sabag Montiel intentando accionar la corredera después de haber gatillado sin éxito sobre la cabeza de la vicepresidenta me trajo el recuerdo del testimonio del seudomapuche que vio con sus binoculares cómo Gendarmería se llevaba a Santiago Maldonado en una combi blanca.

María Alejandra Rodríguez

maria.marge.rod@gmail.com

El presunto pacto

El doctor Juan Alemann coincide en que Frondizi ganó porque Perón así lo ordenó: “La contrapartida era el envío de dinero y una actitud amigable con el peronismo”, sostiene Alemann. Frondizi no pactó, no lo necesitaba políticamente y no actuaría –nunca lo hizo– a espaldas del pueblo de la nación. No tenía, además, dinero para enviarle a Perón; a no ser que el doctor Alemann acepte la versión que sostiene que Frondizi extrajo ilegalmente fondos públicos durante su gestión para tal efecto, lo que haría de él un corrupto más, como Menem o los Kirchner. “La dimensión de estadista de Arturo Frondizi se destaca nítidamente contra los perfiles de la historia…”, escribe Roberto Alemann (hermano de Juan) en el prólogo del tomo VII de la colección que, sobre Arturo Frondizi, organizaron Emilia Menotti y Pisarello Virasoro. ¿Habría escrito esto y aceptado ser su ministro de Economía el doctor Roberto Alemann si Frondizi hubiera sido un presidente corrupto, fruto de un pacto espurio y carente de legitimidad política?

Hay mucho para decir y desmentir este ya “desflecado” intento de desprestigiar a Frondizi con lo único que tienen: el presunto pacto.

Enrique Agustín Escobar Cello

enrique.escobarcello@yahoo.com

Calle Florida

Le recomiendo al señor jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires que dentro de sus recorridas incluya la peatonal Florida, para comprobar el lamentable estado del pavimento. Hay falta de baldosas, algunos parches con cemento alisado y algún corralito de obras. Todo en contra de la buena circulación y el buen aspecto que debe tener esta tradicional calle.

Miguel Ángel Di Pietro

DNI 4.311.522

Agradecimiento

Quiero agradecer las muestras de saludos recibidos por el fallecimiento de Magdalena Ruiz Guiñazú. Ella ha sido una gran tía y una gran madrina hasta su último día. Hasta siempre Magdalena. Tu ahijado Alejandro.

Alejandro Ruiz Guiñazú

DNI 14.223.796

En la Red Facebook

La jueza Capuchetti pidió reforzar la custodia de Cristina Kirchner y sus familiares

“¿Y cuándo van a reforzar la custodia de los argentinos? ¿O es que solo la vida de los políticos

tiene valor?”- Cacho Martínez

“Todo esto distrae la difícil situación económica que vive la Argentina”- Marta Tedesco

“No se necesita cantidad, se necesita eficiencia”- Silvia Beatriz Mazzini

“¿Más de 120 custodios? Todo eso seguimos pagando nosotros”- Frida Costo

Los textos destinados a esta sección no deben exceder los 1000 caracteres con espacios. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

 113 total views,  5 views today

Deja una respuesta

Next Post

Buckingham en la Argentina, ¿demolido o abandonado?

Vemos en estos días, de un modo casi cinematográfico, el respeto que tienen otras sociedades por su propio pasado. La muerte de la reina Isabel […]
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: