Qué opinan los gremios sobre la medida anunciada por la Ciudad de realizar capacitaciones docentes los sábados

Anoche, el gobierno porteño anunció que el año que viene los estudiantes de todos los niveles educativos del distrito empezarán las clases el 27 de febrero y terminarán el ciclo lectivo el 22 de diciembre, teniendo así 12 días más de clases que los 180 obligatorios. Junto a esta noticia, el Ministerio de Educación también anticipó que tres de las cinco jornadas de capacitación docente –denominadas Espacios para la Mejora Institucional (EMI)– previstas para 2023 se realizarán en sábados. La decisión implica que la Ciudad pague a los docentes un adicional por tener que prestar tareas un día no laborable.

El anuncio causó sorpresa entre los gremios docentes de la Capital porque, según dijeron, el ministerio no les informó la noticia con anticipación, sino que se enteraron por los medios de comunicación. Mientras que la Asociación de Enseñanza Media y Superior (Ademys) y la Unión de Docentes Argentinos (UDA) se mostraron disconformes con la medida, desde el Sindicato de Educadores Argentinos (Seduca) apoyaron la decisión.

Ya hay una fecha propuesta por el Gobierno para el inicio de clases de 2023 pero falta la confirmación de las provincias

“La medida comunicada por los medios, antes que a las escuelas, tiene un carácter demagógico, incluso de tipo electoral. No suena creíble lo de la extensión de unos pocos días cuando existen graves problemas educativos sin resolver, por ejemplo, la construcción de jardines escolares, la subejecución del presupuesto en infraestructura escolar, la eliminación de la distribución de libros y la falta de tecnología educativa, entre otros. Parece que entre la Ciudad y la Nación, que tampoco tiene una política de mejora educativa porque viene de un fuerte recorte de partidas presupuestarias, usan a la educación como campaña”, dijo a LA NACION Amanda Martín, secretaria gremial de Ademys.

Además, Martín señaló que de implementarse la decisión anunciada se estaría desconociendo el derecho laboral establecido en el estatuto, que indica que las capacitaciones son en servicio, es decir, durante jornada laboral declarada. “Eso es lo que vamos a defender: capacitaciones durante nuestra jornada de trabajo”, sentenció.

La UDA también rechazó la medida. Sergio Romero, secretario general, sostuvo: “Es una medida equivocada por donde se la mire. La capacitación debe ser en servicio y los sábados no son parte de la jornada laboral. Fue anunciado por los medios, no fue consultado ni discutido y vulnera derechos básicos, así como deteriora los necesarios espacios de capacitación”.

Romero agregó que, aunque se abone el día, ningún docente puede ser obligado a trabajar fuera de su jornada laboral obligatoria. “Ningún docente podrá ser sancionado ni penalizado por no trabajar fuera de su horario. Esta medida perjudica ostensiblemente la capacitación. Por otra parte, los docentes ya realizamos trabajos como planificar, corregir y evaluar en nuestros hogares, y utilizamos los días sábados para ello, como así también para atender cuestiones particulares como realizar actividades con nuestros propios hijos”, detalló.

En cambio, Seduca se despegó de Ademys y UDA, y se manifestó a favor de la medida, a la que consideraron como “muy buena” porque aseguraron que hace hincapié en recuperar los días de clase perdidos por la pandemia y por paros.

Facundo Lancioni, secretario general, aclaró: “Desde Seduca apoyamos la medida porque no afecta las condiciones laborales ni salariales de los docentes, ya que se va a abonar un plus y no va a afectar a los períodos de vacaciones. No podemos perder más días de clases, y queremos a los chicos y docentes en las escuelas”.

Medidas extraordinarias

“Para recuperar los aprendizajes perdidos durante la pandemia tenemos que seguir tomando medidas extraordinarias. En este sentido, decidimos dar un paso más y pasar las jornadas docentes a los sábados para que los chicos no pierdan un día más de clases. Estoy convencida de que la solución es con más y mejor educación”, justificó Soledad Acuña, ministra de Educación porteña.

Mientras que los alumnos deberán volver a la escuela el 27 de febrero, los docentes lo harán el 6 de febrero. Las medidas se encuentran enfocadas principalmente en la ampliación de horas y días de clase y mayor intervención docente con el objetivo de alcanzar 192 días de clases.

Las jornadas EMI son espacios de mejora institucional que se desarrollan en las escuelas, durante los que docentes y directivos realizan planificaciones y capacitaciones. Se aplican en todos los niveles educativos –inicial, primario, secundario y terciario– de establecimientos de gestión estatal y privada, y están establecidas en la agenda educativa de cada año. En el caso de las instituciones privadas, por esta nueva disposición deberán presentar un plan alternativo que garantice que las mismas se concreten sin suspensión de clases.

“Dijimos que el plan de recuperación de aprendizajes iba a durar al menos tres años. La decisión que tomamos hoy [por ayer] va en esa dirección, porque para revertir los daños que dejó la pandemia necesitamos que los chicos y las chicas estén más tiempo en la escuela. Un día más en el aula es algo nuevo aprendido. Es tener más y mejores oportunidades “, dijo Acuña a LA NACION.

 63 total views,  2 views today

Deja una respuesta

Next Post

Mar del Plata: un adolescente mató a puñaladas a su madre y fue detenido cuando intentaba escapar

Un joven de 18 años -identificado como Uriel Tapia Saín- asesinó hoy a puñaladas a su madre en una vivienda de la ciudad balnearia de […]
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: