Su avión se descompuso y pensaron que quedarían varados, pero ocurrió algo que jamás imaginaron: “Nos sentimos como VIP”

Hay algunos contratiempos que terminan convertidos en un golpe de buena suerte. Es lo que experimentó una pareja de Nueva Zelanda luego de recibir la noticia de que el vuelo de regreso a su ciudad que debían abordar se había cancelado, y posiblemente ambos deberían quedar varados en el aeropuerto. Pero esto último no sucedió, ya que fueron invitados a subir a otra nave que los llevaría a destino y que, para su enorme sorpresa, se encontraba sin más pasajeros que ellos dos. “Nos sentimos como VIP”, señaló el hombre de la pareja luego a la prensa.

Quiso subir al avión, pero no se percató de un detalle en su pasaporte

Anaru Ratapu y su esposa Moria McGarva-Ratapu habían viajado a la ciudad neozelandesa de Nueva Plymouth para presenciar una conferencia que se desarrolló el jueves pasado por la mañana. Su intención era tomar un vuelo esa misma tarde, vía Auckland para regresar a su hogar en Napier, también en el territorio de Nueva Zelanda.

Pero su vuelo sufrió un inconveniente cuando llegaba al aeropuerto de Nueva Plymouth: chocó con una bandada de pájaros cuando aterrizaba, y entonces el recorrido hacia Napier debió suspenderse. Según consigna el medio australiano Traveller, Ratapu señaló que en ese momento pensaron que se quedarían varados en el aeropuerto un tiempo largo, ya que los vuelos hacia la ciudad de Napier estaban completamente reservados hasta el sábado.

Pero esto no ocurrió. El personal del aeropuerto de Nueva Plymouth buscó una solución para la angustiada pareja y la encontró casi de inmediato. El hecho es que la tripulación del avión que chocó con los pájaros y que debía hacer el vuelo a Napier eran todos habitantes de esa ciudad, por lo que la aerolínea, Air New Zealand, operaría una aeronave para regresarlos a su hogar.

“Nos sentimos VIP”

Entonces, un miembro de esa aerolínea logró que la pareja pudiera tener un lugar en ese vuelo de reposicionamiento que, por protocolo, era solamente para los tripulantes. “Subimos al avión y éramos los únicos pasajeros en el vuelo”, dijo Ratapu, y añadió, feliz: “Nos sentimos VIP”.

Pagó más para sentarse junto a la ventana en el avión y mostró por qué fue un error irreparable

El hombre de la pareja señaló también que la tripulación del avión ATR 72 los trató a ambos como si el vuelo hubiera sido de pasajeros, ya que les ofrecieron el servicio completo. “Hicieron todo lo que normalmente harían: ofrecieron chupetines, galletitas y bebidas calientes. Hasta nos dijeron las instrucciones de seguridad”.

Además, como el servicio fue directamente de Nueva Plymouth a Napier, sin hacer la escala en Auckland, la pareja llegó, a pesar de haber retrasado su salida, tan solo una hora más tarde de lo previsto en su vuelo original. “Tomó media hora ir de Nueva Plymouth a Napier, simplemente cruzamos la isla”, dijo Ratapu.

En efecto, las dos ciudades quedan en las costas oeste y este respectivamente de la isla norte de Nueva Zelanda, un recorrido corto, pero que ninguna aerolínea suele realizar de modo directo, por lo que se desvían siempre en una escala en Auckland, una ciudad mucho más poblada que las dos mencionadas, pero que queda mucho más al norte.

Luego de esta experiencia, Ratapu no escatimó elogios hacia la compañía aérea de su país, dijo que había recibido un servicio al cliente “realmente bueno” y que tuvo una vivencia “genial”.

Viajó muchas veces a Estados Unidos y revela las tres preguntas que siempre le hicieron al entrar al país

Por su parte, un vocero de Air New Zealand expresó que se encontraban “encantados” de haber llevado a la pareja de Ratapus y su esposa a donde tenían que ir. “También estamos increíblemente orgullosos de nuestro equipo, que todos los días busca ir más allá para nuestros clientes”, añadió el portavoz de la compañía, de acuerdo con Traveller.

El resto de los pasajeros del servicio que se dirigía a Auckland y que se canceló recibieron alojamiento durante la noche del jueves y el viernes por la mañana fueron reacomodados en un vuelo que salía a las 7.

El reposicionamiento de la tripulación y las aeronaves es algo normal en la red de la aerolínea, comunicó también el vocero. “Si el vuelo tiene una tripulación a bordo que está feliz de operar y tenemos pasajeros que necesitan viajar en la misma ruta debido a una interrupción, no es inusual que los volvamos a acomodar en estos vuelos”, concluyó el hombre de Air New Zealand.

 82 total views,  2 views today

Deja una respuesta

Next Post

Qué nuevo rubro del IPC ya superó la barrera del 100% de aumento

Después de que Prendas de vestir y calzado aumentara en julio un 100,5% interanual en el Gran Buenos Aires, ahora otro rubro del Índice de […]
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: