Premios Oscar: tras la escandalosa edición 2022, Jimmy Kimmel será el anfitrión de la próxima ceremonia

Se termina el año y poco a poco se comienza a palpitar la temporada de premiaciones 2023. Este lunes por la mañana, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood anunció que Jimmy Kimmel será el presentador de la 95ª edición de los Oscar. Glenn Weiss y Ricky Kirshner, productores ejecutivos y directores de los premios, confirmaron que el humorista se pondrá al frente, por tercera vez, de la ceremonia.

“Ser invitado a presentar los Oscar por tercera vez es un gran honor… o una trampa”, dijo Kimmel en un comunicado. “De cualquier manera, estoy agradecido a la Academia por acudir a mí tan rápido después de que todos los buenos dijeran que no”, agregó con su característico humor.

El conductor del late night show Jimmy Kimmel Live estuvo al frente de los premios más famosos del cine en 2017 y 2018. En la primera de las dos ceremonias que presidió se produjo la famosa “metida de pata” en la que se anunció por error a La La Land como mejor película, cuando en realidad el premio era para Luz de Luna.

Con esta nueva oportunidad, Kimmel se ubicará en el podio de las personas que más veces condujeron los Oscar, compartiendo el puesto con Jerry Lewis, Steve Martin, Conrad Nagel y David Niven, y quedando por debajo de Whoopi Goldberg y Jack Lemmon (4 veces), Johnny Carson (5 veces), Billy Crystal (9 veces) y Bob Hope (11 veces).

“Estamos súper emocionados de que Jimmy consiga su triplete en este escenario global”, dijeron Weiss y Kirshner en un comunicado en conjunto. “Sabemos que será divertido y estará preparado para todo”, agregaron haciendo referencia indirecta al escándalo que se produjo en la ceremonia de este año, cuando Will Smith subió al escenario a golpear a Chris Rock mientras presentaba un premio.

“Jimmy es el anfitrión perfecto para ayudarnos a reconocer a los increíbles artistas y películas de nuestra 95ª edición de los Oscar”, dijeron en un comunicado el director general de la Academia, Bill Kramer, y la presidenta de la Academia, Janet Yang. “Su amor por el cine, su experiencia en la televisión en directo y su capacidad para conectar con nuestro público global crearán una experiencia inolvidable para nuestros millones de espectadores en todo el mundo”.

La ceremonia se llevará a cabo el 12 de marzo en el Dolby Theatre de Los Ángeles. Para tratar de recuperar sus días de gloria, en donde rompían records con aproximadamente 50 millones de espectadores, los Oscars esperan que la elección de una cara conocida como Kimmel, que ha obtenido sólidas calificaciones por sus presentaciones en los Oscars y los Emmys, sea la ruta más segura.

Durante el 2022, por primera vez en los 94 años de historia del premio, la ceremonia tuvo un trío femenino al frente de la conducción. Amy Schumer, Wanda Sykes y Regina Hall fueron las encargadas de llevar adelante la entrega de premios.

La historia del Oscar está llena de grandes presentadores surgidos de la televisión. Son personalidades con innato talento para la comedia, especialmente dotadas para aportar observaciones filosas y divertidas sobre el mundo del espectáculo y darle a la máxima fiesta de la industria del cine un siempre bienvenido perfil de comedia irónica y fiel a las tradiciones del showbiz hollywoodense. Entre las mujeres que ocuparon ese privilegiado lugar, estuvieron Whoopi Goldberg y Ellen DeGeneres.

Chris Rock, lejos de los Oscar

En septiembre, cinco meses después de que Smith lo abofeteara en los Oscar por burlarse de la alopecia de su mujer, Jada Pinkett, Rock reveló una propuesta que le hicieron desde la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood, encargada de la organización de la ceremonia, y la respuesta que les dio.

En el marco de un show que brindó en Arizona, el humorista contó que le ofrecieron formalmente ser el conductor de los Oscar 2023. Pero, a la luz de lo sucedido, no dudó en rechazar la propuesta porque consideró que aceptar ese trabajo sería como volver “a la escena del crimen”. Curiosamente, esa expresión parece referirse a los Oscar y no tanto al lugar en el que se desarrolla cada año su gala, porque el Dolby Theatre será el escenario de cinco shows de stand up que Rock brindará durante noviembre en el marco de su gira Ego Death. Como es sabido, luego del episodio con Smith, la demanda por los shows del comediante se disparó y el valor de sus entradas, en ocasiones, llegó a superar los 1300 dólares.

Desde hacía tiempo circulaba un rumor que apuntaba a que los productores del Oscar iban a ofrecerle a Rock conducir la próxima edición. Para muchos, esa oferta era una forma de intentar resarcir esa brutal situación a la que se vio sometido el humorista y la tímida reacción que tuvo en un primer momento la Academia.

 68 total views,  2 views today

Deja una respuesta

Next Post

Reveló las preguntas más increíbles que le hacen en Estados Unidos por ser argentina y sus seguidores estallaron

Meli Castro llegó a Estados Unidos desde hace algunos meses para trabajar allí como au pair, una experiencia que decidió compartir con sus seguidores en […]
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: