Las dietas de los diputados y senadores se “descongelan” y recibirán las mismas subas que los empleados legislativo

Los diputados y senadores nacionales no cobrarán el aumento de $30.000 que Cristina Kirchner y Cecilia Moreau concedieron la semana pasada a los empleados del Congreso, pero se llevan un “premio consuelo”: a partir de este mes sus dietas quedarán nuevamente “enganchadas” a las subas salariales que perciban los trabajadores por resolución paritaria, por lo que sus ingresos dejarán de estar congelados.

Esta disposición está contemplada dentro de la resolución 6/2022 que firmaron Cristina Kirchner y Cecilia Moreau, presidentas del Senado y de la Cámara de Diputados, respectivamente: allí se da cuenta de que el incremento de $30.000 contemplará a todos los empleados del Congreso, con excepción de los legisladores, las autoridades superiores y el personal político del cuerpo.

Dictan la prisión preventiva de un mexicano acusado de ser testaferro del secretario de los Kirchner

Lo sugestivo del caso es que, a la hora de comunicar la novedad sobre la suba salarial, Kirchner y Moreau omitieron dar cuenta del artículo 2 de la resolución, por el cual, por petición de los bloques políticos de ambas cámaras, se habilita a que nuevamente las dietas de los legisladores aumenten de manera automática con la suba paritaria de los trabajadores.

Este beneficio, que rigió durante años en el Congreso, se desactivó en julio pasado, cuando la paritaria cerró con un aumento del 69% para todo el personal legislativo. Ante el escándalo que implicaba que, en plena crisis, los diputados y senadores recibieran ese mismo incremento, Cristina Kirchner y el entonces presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, dispusieron que cualquier aumento en las dietas debía ser votado en el recinto de ambas cámaras. No quisieron asumir solos semejante costo político y se lo trasladaron a los legisladores.

Como era de esperar, los diputados y los senadores no avanzaron y se quedaron sin el aumento. Bajo cuerda, sin embargo, el malestar fue in crescendo, sobre todo entre los legisladores del interior del país: muchos protestan que sus ingresos, congelados desde hace meses, ya no les alcanzan para viajar y desempeñar su tarea en la Capital. Vale recordar que un legislador cobra entre 370.000 y 390.000 pesos mensuales netos, sin contar el monto por desarraigo.

Ante el descontento en sus filas, los jefes de los distintos bloques enviaron sendas notas a las presidencias de ambas cámaras para solicitar que vuelva a regir la “ley del enganche” en las dietas de los legisladores, esto es, que sus ingresos nuevamente se actualicen con los aumentos que se resuelvan en las paritarias. Atento a esta solicitud –compartida por oficialistas y opositores–, Cristina Kirchner y Moreau accedieron.

Bajo creciente presión, peligra la estabilidad de Sergio Berni como ministro de Axel Kicillof

Consultada por LA NACION, Moreau ratificó que los legisladores y las autoridades superiores del cuerpo, como así también el personal político, quedarán excluidos del cobro del aumento salarial de $30.000, el cual se cobrará con los sueldos de este mes. Indicó, no obstante, que volverá a regir el “enganche” de ahora en adelante: es decir, que todo nuevo aumento que se disponga será percibido también por los legisladores.

 27 total views,  3 views today

Deja una respuesta

Next Post

Oscar Ruggeri vaticinó el partido del sábado contra México: “Si no corremos la vamos a pasar mal”

Por su experiencia como futbolista en la Copa del Mundo y también por su estilo directo y sin concesiones para expresar su punto de vista, […]
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: