Mundial Qatar 2022: cómo es vivir el máximo certamen del fútbol durmiendo en un container por 200 dólares la noche

DOHA.– Después de reservar su vuelo a Doha para presenciar la Copa del Mundo, Sheng Xie, un aficionado al fútbol de 33 años de Vancouver, buscó alojamiento en el sitio web oficial del torneo.

Sheng rápidamente se decidió por un lugar relativamente accesible llamado Fan Village. La habitación de la foto se veía funcional y limpia. Había dos camas individuales, WiFi, aire acondicionado y heladera, todo por unos 200 dólares la noche.

No se dio cuenta de que estaba, esencialmente, dentro de un contenedor para transporte marítimo o terrestre.

“¿Qué reservé?”, se preguntó Xie en las últimas semanas, cuando comenzó a ver fotos en las redes sociales de su alojamiento en construcción.

Lo que encontró cuando llegó a Qatar fue un mar de coloridas cajas de metal, alineadas una al lado de la otra en ordenadas filas, con letras y numeradas, que se extendían hasta donde alcanzaba la vista. Su contenedor fue uno de los miles instalados apresuradamente en un campo abierto, de tierra, cerca del aeropuerto. Los trabajadores dijeron que había 4000 de ellos. Un mapa en la entrada mostraba planes para más de 7500, además de una sección reservada para los empleados. Era como una ciudad de Lego de un piso.

Y por las manzanas bien iluminadas de césped artificial sobre el suelo pedregoso, más allá de la carpa gigante que sirve como comedor y la caja grande que tiene una tienda de comestibles, y todas las otrsa unidades pequeñas que venden comida, café, productos farmacéuticos o ventiladores, y no muy lejos del gimnasio al aire libre y los espacios del tamaño de una cancha de fútbol donde la gente puede reunirse para ver partidos de fútbol en una pantalla grande, Xie encontró su habitación, en la sección E8, detrás de una puerta de metal.

Por dentro, se parecía a la imagen del sitio web. El aire acondicionado lo mantuvo lo suficientemente fresco y el WiFi funcionó. Había dos pequeñas ventanas para dejar entrar un poco de luz. Se sintió aliviado al saber que las puertas estaban cerradas.

El martes fue su quinta noche. ¿Lo reservaría de nuevo?

Xie lo consideró. Acababa de sugerir que el alojamiento elegido podría proporcionar un modelo digno para albergar a personas sin hogar en lugares como los Estados Unidos y Canadá, lo que no es un respaldo sólido para un lugar de vacaciones. “Probablemente diría que sí”, dijo.

Qatar tiene una población de tres millones de personas, y los fanáticos de todo el mundo que ingresan en los estadios de la Copa del Mundo tienen que quedarse en algún lugar. La mayoría encontró hoteles, y Doha ofrece un grupo de marcas de lujo. Otros reservaron lugares en uno de los pocos cruceros atracados traídos para la ocasión.

Qatar, después de todo, sabe cómo construir franjas masivas de viviendas utilitarias para residentes temporales. Los confines polvorientos de Doha están llenos de barrios en expansión no muy diferentes a este, con nombres como Asian Town y Industrial Area, que son campamentos permanentes para los trabajadores migrantes que realizan la mayor parte del trabajo de construcción y servicios en Qatar. Los organizadores de la Copa del Mundo parecen haber empleado el concepto como una solución para los aficionados.

No todas las opciones eran tan cuadradas como un contenedor adecuadamente equipado. En un pueblo de simpatizantes más exclusivo llamado Al Khor, ubicado a 40 minutos en automóvil al norte del centro de Doha, cerca de la playa, el concepto es “campamento árabe”.

Los visitantes se hospedan en tiendas de lona adornadas con muebles, plomería, televisores y una heladera. Hay una pileta, un restaurante, una colección de tiendas emergentes y una “zona de diversión” con una gran hoguera y televisores de pantalla grande. Los precios anunciados esta semana fueron de más de 400 dólares por noche.

En el extremo inferior del espectro se encuentra Caravan City, una colección de 1000 remolques cuadrados blancos sobre ruedas. Los precios allí comenzaron en alrededor de 115 dólares la noche.

Pero la opción más común fueron los contenedores, que los organizadores han rebautizado hábilmente como “cabinas”. Son, esencialmente, parques de casas rodantes, campamentos temáticos de fútbol. Y hay tres de ellos alrededor de Doha.

El llamado Free Zone, donde se alojó Xie, tiene un ambiente silencioso, entre aviones que vuelan a baja altura que entran y salen del aeropuerto cercano, debido en gran parte a la falta de alcohol en las instalaciones. Los hoteles se encuentran entre los pocos lugares en Qatar donde se permite la venta de alcohol. Hay una especie de calle principal, un camino de césped amarillo que sirve como pasarela para una mezcla diversa de fanáticos del fútbol.

Gihana Fava y Renan Almeida, comprometidos para casarse el próximo año, llegaron desde Brasil. Al igual que Xie, reservaron su container sin saber muy bien qué esperar, pero el precio era correcto. Los hoteles en el centro de la ciudad estaban reservados o muy por encima de su presupuesto, dijo Almeida.

Después de un largo vuelo (y un vuelo perdido), pasaron casi tres horas parados en una fila para registrarse. Fava y Almeida finalmente consiguieron una llave, llegaron a una habitación y descubrieron que ya estaba ocupada.

Se encontró una nueva habitación, literalmente. Sin embargo, estaba en los límites del parque, muy lejos en S4, lejos de todo. Había camas gemelas, no la tamaño queen que habían reservado. Todo estaba cubierto por una capa perceptible de polvo. Los limpiadores aún no habían llegado a su unidad.

Fava expresó su preocupación de que alguien más pudiera recibir una llave equivocada y entrar a su unidad en medio de la noche. ¿Podrían dejar sus pertenencias de forma segura aquí cuando fueran a los partidos?

Alguien tocó la puerta. Fava y Almeida estaban seguros de que era otro invitado, mal enviado. Pero era un trabajador, asegurándose de que el aire acondicionado funcionara. Parecía estar funcionando.

Probaron la ducha, que lanzó un fuerte chorro de agua caliente. Ellos sonrieron.

“Le dije a Gihana que deberíamos bajar nuestras expectativas, esperar lo peor”, dijo Almeida. “Porque no es un hotel”.

The New York Times

 41 total views,  1 views today

Deja una respuesta

Next Post

Rosario: piden juzgar a un hombre por intentar vender por Facebook, a $60.000, a su hija de 2 meses

Un fiscal de la ciudad de Rosario pidió que sea elevada a juicio oral una causa en la que se investiga a un hombre por […]
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: