Crimen de Blas Correas. “Es una de las páginas más oscuras de la Policía de Córdoba”, admitió el exministro de Seguridad

CÓRDOBA. “El crimen de Blas fue un hecho de violencia institucional violatorio de los derechos humanos”, dijo el exministro de Seguridad de la provincia, Alfonso Mosquera, quien ya declara ante los jueces técnicos y el jurado popular que llevan adelante el proceso por el asesinato del adolescente Blas Correas a manos de policías, durante un operativo en plena pandemia, en agosto de 2020. Calificó el asesinato como “una de las páginas más oscuras de la historia de la Policía de Córdoba”.

Mar del Plata: motochorros protagonizaron dos salideras bancarias en pleno centro, con botines millonarios y un herido

La declaración de Mosquera generó expectativa porque, hace un mes, su nombre quedó envuelto en una polémica cuando el exsubdirector general de Seguridad Zona Sur de la ciudad de Córdoba, el comisario Gonzalo Cumplido, admitió que “hubo irregularidades y mala praxis policial” en el caso.

En su declaración, Cumplido apuntó contra Mosquera, que renunció a su cargo como ministro a mediados de agosto pasado, para asumir como legislador por Hacemos por Córdoba. “Evadió todas sus responsabilidades” en el hecho, aseguró Cumplido, y contó que tenía un “despacho alternativo” en la avenida Castro Barros. Lo definió como “una persona abominable”.

Mosquera sostuvo, ante el tribunal, que se enteró del crimen del adolescente por un llamado telefónico del entonces jefe de la Policía de Córdoba, Gustavo Marcelo Vélez. “Le dije ‘haga de la Policía una caja de cristal’. La mecánica del hecho me alertaba gravemente como ministro del área y conocedor del hecho penal y los protocolos que regulan la actividad policial”, planteó.

“Si no había intercambio de disparos de arma de fuego y si no había sido utilizado el automóvil como arma impropia, no había razón para que se abriera en fuego, aun si se hubiera saltado un control policial”, agregó.

También indicó que, durante la madrugada, Vélez le informó que habían secuestrado un arma vinculada al crimen. Sobre el arma “plantada” por los policías, enfatizó que primero lo supo “por la versión a través de la prensa” y que luego lo confirmó “por la manifestación del personal policial”. La referencia es a la confesión de una agente.

Esta semana también declararon otros exfuncionarios que se desempeñaban en distintas áreas de Seguridad en el momento del asesinato de Correas, ocurrido el 6 de agosto del 2020. El chico, que tenía 17 años, iba en un Fiat Argo junto con cuatro amigos. Evadieron un control policial porque el conductor se asustó al ver que uno de los policías había desenfundado un arma. Dos efectivos dispararon contra el rodado y uno de los proyectiles impactó en la espalda de Correas, quien murió, unos minutos después.

Hace unos días se mostró el video en que se ve a los dos acusados por el homicidio –el cabo primero Lucas Damián Gómez, de 37 años, y el cabo primero Javier Catriel Alarcón, de 33– riéndose después de disparar.

Mosquera aseguró que en sus años en la gestión nunca vio al gobernador Juan Schiaretti “tan apesadumbrado e indignado por lo acontecido”.

También apuntó contra la Jefatura de la Policía: “No es responsabilidad del Ministerio el entrenamiento del personal policial. Eso le corresponde a la dirección de Recursos Humanos”. Al momento del crimen la encargada del área era la actual jefa, Liliana Zárate.

“No me interioricé”

Ayer declaró Lucas Mezzano, exsubsecretario de Coordinación y Planificación Estratégica del Ministerio de Seguridad. “Nunca me interioricé sobre lo que le ocurrió. No leí la causa, no vi videos de las cámaras ni escuché los audios”, afirmó en referencia a las conversaciones en las radiofrecuencias policiales.

Según dijo, se enteró a las 8.30 del día siguiente, más de ocho horas después del crimen, que “la policía había matado a un chico en un auto que había evadido un control”, porque se lo contó Mosquera; después supo que habían “plantado” un arma.

Mezzano rechazó que, con el exministro, hayan sido parte un “complot político, judicial y policial” en contra de Cumplido, quien los acusó de haberse comportado así.

Expectativas

Para Soledad Laciar, mamá del adolescente asesinado, la esperanza es que la audiencia “no se convierta en un circo”. Enfatizó, con relación a la declaración de Mosquera: “Luchamos por justicia por Blas y para que esto no pase más, así que esperamos que respondan sobre la violencia institucional. Acá venimos para que las cosas cambien; no es contra una persona y creo que es el momento de explicar qué hizo y qué no”.

Elisa Carrió le dio su apoyo “incondicional” a la candidatura a jefe de Gobierno de Fernán Quirós

“Hace dos años que vengo luchando, creyendo que todo lo que me dicen es cierto. Y es que Blas, por ser un pibe de clase media, el nivel de problemas que generó fue distinto. Pero tengo claro que Blas no es más importante que otros tantos asesinados. El problema para ellos era a quién habían matado, y eso quedó expuesto en esta audiencia. No hubo una respuesta que me satisfaga”, concluyó.

 27 total views,  6 views today

Deja una respuesta

Next Post

Mundial 2022: el mensaje de aliento del Chiqui Tapia antes del partido contra México

En la previa al partido de Argentina ante México por la segunda fecha de la fase de grupos del Mundial 2022 hay mucha expectativa. La […]
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: