Mundial Qatar 2022: la zurda mágica de Mohammed Kudus sube al escenario para alegrar a los barrios pobres de Ghana

El día a día no es nada sencillo en Nima, un área de Accra, la capital de Ghana. La mezcla étnica y religiosa producida por la presencia de inmigrantes llegados desde el norte de Nigeria y Burkina Faso, unida a las carencias económicas ha generado la aparición de pandillas y pequeños cárteles que hacen de las calles un campo de combate y el clima de violencia hace mucho que dejó de ser noticia. En ese ámbito peligroso y difícil nació en agosto de 2000 Mohammed Kudus. Su madre Mariama trabajaba desde muy temprano en el principal mercado de la zona y desde muy chico el pequeño Mo repartía sus horas libres entre el puesto de su mamá y las calles en las que se juntaba con sus amigos para divertirse corriendo detrás de una pelota.

La nueva estrella de esa factoría interminable de cracks que es el Ajax de Amsterdam no había cumplido ni diez años cuando en Nima, el sitio en el que creció y se formó una leyenda como Abedi Pelé, comenzó a dar que hablar. La calle le quedaba pequeña a ese zurdo que a base de gambetas y remates inatajables conducía a la victoria a cualquier equipo de pibes que lo tuviera en sus filas y el Strongtower FC le ofreció la posibilidad de acercarse por primera vez a algo parecido a una organización deportiva. Regresó en febrero de este año portando una donación de ropa y materiales deportivos. “Futbolista seré solo por un tiempo, ser humano para siempre”, para reafirmar su relación con el barrio y el club que lo recibió como un héroe, como uno de los suyos que alcanzó el sueño de muchos.

Por entonces y con apenas 22 años, Kudus ya había demostrado que el cóctel de necesidades y privaciones al menos es útil para madurar rápido y aprender a tomar decisiones. A los 12, los profesores de Right to Dream descubrieron su talento y lo invitaron a sumarse al proyecto que el inglés Tom Vernon, un ex entrenador y posteriormente ojeador del Manchester United en África, montó en Ghana en 1999. Una academia sin fines de lucro, con el objetivo de formar jugadores con la educación y el carácter necesarios para asegurar su progreso social, al margen de que lleguen o no a ser profesionales algún día.

Mo supo aprovechar a la perfección sus seis años en la academia. Perfeccionó las virtudes futbolísticas que traía desde la cuna, mejoró su cultura general y endureció su mente para afrontar cualquier desafío que pudiera plantearle el futuro. Ese reto apareció antes su ojos en 2018. Tres años antes, Vernon y Right of Deam habían adquirido un club en los alrededores de Copenhague, el Nordsjaelland (actual puntero de la liga de Dinamarca) con la idea de ampliar su modelo formativo y servir de puerta de entrada en el fútbol europeo de los mejores valores surgidos en Ghana. Kudus aceptó cambiar el calor del Atlántico ecuatorial y probar fortuna en el frío del Mar del Norte. Por algo siempre había sabido que el bienestar de su familia dependía de lo que pudiera conseguir sobre una cancha de fútbol.

La adaptación a su nuevo destino fue instantánea. En apenas unos meses ya era la sensación del campeonato y a nadie le extrañó que en el verano de 2020 un club más poderoso como Ajax pusiera sus ojos en ese muchacho que partía como volante por izquierda o enganche pero que tenía condiciones de centrodelantero. “Es un futbolista completísimo. Nos costaba encontrarle una posición porque es terriblemente versátil. Lo probamos tirado a una banda, de mediocentro… Puede jugar de falso 9 como lo está haciendo ahora en el Ajax, porque tiene mucha capacidad para bajar y asociarse, aunque para mí su posición ideal es la de un 10″, lo describe el español Pablo Moreno, entrenador de arqueros en el Nordsjaelland en los años que coincidió con Kudus.

En Amsterdam las cosas no resultaron tan simples. La competencia es mayor (cuando llegó, el marroquí Ziyech era el titular en su puesto) y un par de lesiones consecutivas -meniscos y una fractura costal- lo alejaron de las canchas durante prácticamente toda la temporada 21/22. De hecho, ante la falta de oportunidades había acordado con Everton su marcha a la Premier League en el último mercado de pases, e incluso se declaró en rebeldía para alcanzar su propósito, pero el club neerlandés se mantuvo firme y no lo dejó ir. Sebastian Haller había sido transferido al Borussia Dortmund la campaña anterior y Antony acababa de unirse al Manchester United, el momento de Mo había llegado, y él supo aprovecharlo. Olvidó sus deseos de fuga y arrancó la temporada del Mundial como para que nadie más dudase de él.

Desde septiembre lleva 4 goles en el torneo de los Países Bajos y otros tantos en Champions League, algunos realmente espectaculares, pero además, su juego resulta deslumbrante. “Tiene muchísima calidad en la zurda y es tan descarado que puede tirar sin problemas un caño en su propia área”, afirma Moreno.

Con semejante currículum, lo más lógico era que se ganase un lugar en su selección. Las lesiones demoraron su consolidación en el equipo, pero en 2022 ha sido titular en 8 de los 9 partidos jugados por los dirigidos por Otto Addo, siempre situado por detrás del delantero centro, ya sea André Ayew o el recientemente incorporado Iñaki Williams, el vasco del Athletic de Bilbao con ascendencia ghanesa.

Qatar se prepara para abrir el mayor escenario posible para que Mo Kudus despliegue toda su magia. En Nima estarán pegados al televisor para no perderse ni una sola gambeta del ídolo del barrio.

 31 total views,  7 views today

Deja una respuesta

Next Post

Mundial 2022: España goleó a Costa Rica con una actuación sublime: entretiene y puede salvar el futuro

DOHA (Enviado especial).- El entrenador, Luis Enrique, es un flamante y famoso streamer. En el medio, Sergio Busquets (34 años), de los últimos que sobreviven […]
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: