La industria cinematográfica de Hong Kong, que alguna vez fue vibrante, ahora peligra por China

«Día Nacional de China» en Hong Kong, 29 de septiembre de 2022 (Foto: REUTERS/Tyrone Siu) (TYRONE SIU/)

La última película del director Chan Tze-woon explora cómo las luchas políticas de varias generaciones de hongkoneses dieron forma a su identidad. Sin embargo, nunca se ha proyectado en la ciudad en la que se desarrolla, donde Chan nació y creció, y una parte importante de su financiación procede del extranjero.

La historia de Blue Island, candidata al premio al mejor documental en los prestigiosos Golden Horse Awards de Taiwán, es la historia de cómo los cineastas independientes de Hong Kong miran cada vez más a los mercados extranjeros a medida que aumenta la censura en su país.

Chan optó por no proyectar la película en los cines locales porque ello habría requerido una revisión oficial en virtud de la Ordenanza de Censura Cinematográfica de la ciudad. Con el telón de fondo de una ley de seguridad de 2020 que pretende frenar la disidencia tras meses de protestas prodemocráticas, la ordenanza se modificó el año pasado para prohibir contenidos que pudieran considerarse una amenaza para la seguridad nacional.

Te puede interesar: ”Thierry Frémaux y el futuro del cine: ‘El deseo de ver ficción en las salas va a volver’”

Recientemente, tres películas taiwanesas se vieron obligadas a suprimir escenas para obtener los permisos necesarios para formar parte de los festivales de cine locales. En octubre, los censores “recomendaron” que no se proyectara al aire libre El caballero oscuro. Aunque no dieron una razón, se supone que reaccionaron ante la representación de un empresario chino corrupto. La película fue retirada.

Cine cerrado en Hong Kong (EFE/EPA/JEROME FAVRE/ Archivo)
(JEROME FAVRE/)

Este tipo de problemas hace que la nominación de La isla azul sea aún más importante, dijo Chan, ya que aumenta su visibilidad y suscita un debate sobre los dramáticos cambios que ha experimentado Hong Kong y lo que le depara el futuro.

La película muestra “el verdadero Hong Kong, su atmósfera y cómo tanto los locales como la diáspora se enfrentan a estos enormes cambios”, explicó Chan. Una mezcla de documental y drama que sigue a activistas de diferentes generaciones en su lucha por buscar y mantener sus libertades, fue una selección destacada en los festivales de cine de Londres, Toronto y Rotterdam, y se distribuirá en Taiwán en diciembre.

La película china «My Country, My Parents» en un cine de Hong Kong, octubre de 2021 (Foto: REUTERS/Tyrone Siu) (TYRONE SIU/)

“Espero que las nuevas generaciones de cineastas sientan que no están solas, que no tienen por qué seguir el camino comercial y pasar por la censura oficial”, dijo Chan. “Podemos ser pioneros y forjar nuestros propios caminos en busca de un cine libre”.

Otras películas de Hong Kong que pudieran haber sido premiadas The Sunny Side of the Street, protagonizada por Anthony Wong, un popular actor que apoyó las protestas prodemocráticas de la ciudad en 2019, y Limbo, una descripción monocromática del lado violento de la ciudad. Ninguna de las dos películas se ha proyectado en los cines de China continental.

Foto de archivo de Hong Kong (REUTERS/Tyrone Siu/File Photo) (TYRONE SIU/)

Los Premios Caballo de Oro, conocidos como los Oscar del mundo de habla china, son una de las plataformas cada vez más importantes para los cineastas independientes como Chan, que cambian su enfoque hacia el extranjero y buscan nuevas formas de financiar su trabajo y promoverlo a un público más amplio. La organización de los premios tiene un programa especial para poner en contacto a los cineastas de habla china con la industria internacional, que puede ayudarlos en sus proyectos artísticos. Este año, 10 proyectos cinematográficos de Hong Kong forman parte de él.

La comunidad cinematográfica ha “demostrado la capacidad de sobrevivir y prosperar en las grietas”, dijo Kiwi Chow, que dirigió el documental ganador del año pasado, Revolution of Our Times, que toma su nombre de un lema de protesta ahora prohibido. Su película tampoco se proyectó nunca en Hong Kong.

No hace mucho tiempo, el cine de Hong Kong era un punto de orgullo. Los primeros años de la década de 1990 marcaron su apogeo; gracias a muchos inversores ávidos, se producían cientos de películas al año. Estrellas como Jackie Chan siguieron los pasos de Bruce Lee y reinventaron las artes marciales para un público global. Directores como Wong Kar-wai captaron la belleza de la ciudad al tiempo que encapsulaban su lucha por la identidad, ya que la antigua colonia británica fue transferida de nuevo al dominio chino en 1997.

Chow dijo que empezó a dirigirse a inversores independientes y a actores autónomos cuando las grandes compañías cinematográficas con afiliaciones en China cortaron sus vínculos. Otros han optado por hacer lo mismo en lugar de poner en riesgo su expresión artística. Chan, por ejemplo, consiguió financiación para Blue Island de Francia, Corea del Sur y otros tres países.

No es de extrañar que, dada la relación antagónica entre China y Taiwán, los propios Premios Caballo de Oro hayan provocado la ira de Beijing.

El documentalista Kiwi Chow posando en Hong Kong, 2022
(Foto: REUTERS/Lam Yik) (LAM YIK/)

Después de que un director taiwanés expresara su apoyo a la independencia de la isla autónoma, Beijing prohibió a los cineastas continentales asistir a la ceremonia de 2019. En septiembre, una influyente asociación cinematográfica de Hong Kong emitió una carta en la que pedía a sus miembros que boicotearan la ceremonia en medio de la “intensificación de las tensiones geopolíticas.”

Algunos cineastas locales se benefician de la colaboración con las autoridades chinas. Tienen acceso en virtud de un acuerdo de 2003 entre Beijing y Hong Kong para la coproducción de películas, que sigue proporcionando financiación y acceso para eludir la limitada cuota anual de películas importadas de la China continental.

“La mayoría de los directores y actores de Hong Kong se limitan a participar en historias basadas en la China continental”, dijo Lee Cheng-liang, profesor adjunto de comunicación en la Universidad Nacional Chengchi de Taipei. “Esta cooperación va en detrimento de toda la industria cinematográfica de Hong Kong, ya que transfieren sus habilidades y experiencia a China”.

Pero el atractivo del mercado cinematográfico chino se ha debilitado con el endurecimiento de la censura. Hasta noviembre, solo 49 películas extranjeras habían pasado el escrutinio y se les había permitido entrar en los cines de la China continental este año, el número más bajo en casi una década.

La taquilla durante la festividad del Día Nacional de China, el mes pasado, se desplomó más de un 60% en comparación con la festividad de 2021. Las películas patrióticas, que a menudo muestran a funcionarios o soldados chinos que acuden al rescate de los ciudadanos para suscitar el apoyo al Partido Comunista, representaron más de dos tercios de la venta de entradas.

Un artista sostiene un premio Caballo Negro (Golden Horse) en la 58.ª entrega de los premios en Taipei, el 27 de noviembre de 2021 (Foto: REUTERS/ Annabelle Chih) (ANNABELLE CHIH/)

“Estas películas no cuentan las historias de la gente desde la perspectiva del individualismo, sino del colectivismo”, dijo Hao Jian, profesor de la Academia de Cine de Beijing. “No presentar la vida real de la gente y la sociedad afectará sin duda al entusiasmo del público por ver películas a largo plazo”.

Para Ren Xia, cuya película May You Stay Forever Young fue nominada al Premio Caballo de Oro el año pasado, alejarse de los mercados de China y Hong Kong podría ser una decisión difícil. Sin embargo, está dispuesto a vivir con ella. En julio, ayudó a redactar una declaración conjunta sobre la libertad de creación cinematográfica, en la que se pedía una creación sin compromisos. Decenas de cineastas de Hong Kong, incluidos Chan y Chow, la firmaron.

“Rodar películas en sí mismo es arriesgado”, dijo Ren la semana pasada, señalando que directores iraníes premiados, como Jafar Panahi, han sido puestos entre rejas por contar la verdad a través de su trabajo. “Si ellos pueden hacerlo en una situación más peligrosa que la nuestra, no tenemos motivos para tener miedo”.

“Para mí, las películas son realmente importantes”, añadió. “Sacrificaría mi libertad para seguir rodando”.

Seguir leyendo

25 años de “Happy Together”: la película de Wong Kar-wai filmada en Argentina que maravilló al mundo

El 12.° Festival Internacional de Cine de Beijing contará con Lucrecia Martel como jurado

Sebastián Lelio: “Necesitamos creencias para un mundo que ahora no tiene sentido”

 259 total views,  1 views today

Deja una respuesta

Next Post

Mariana Enríquez cuenta cómo empezó: drogas, la belleza de las ruinas y obsesiones que “eran una necesidad física”

Aunque se la conoce principalmente por su premiada literatura, la argentina Mariana Enríquez también tiene una vasta producción periodística reunida en «El otro lado», libro […]
error: Content is protected !!