Cómo fue la pelea en la que terminó baleado en la cabeza un joven futbolista de Racing y asesinado uno de sus amigos

ROSARIO.-Los tres amigos estaban sentados en la vereda. El calor era intenso en la tarde del miércoles y los jóvenes se habían reunido en la casa de Erik Díaz. El futbolista juvenil Lautaro Ronchi estaba desde hacía varios días en Rosario, donde fue a visitar a su familia, que vive a unas diez cuadras de allí. Desde los once años vive en la pensión del club Racing y cada fin de año cumple la rutina de volver al barrio, a visitar a su familia y a los amigos.

Cerca de las 17, un joven, que fue detenido este mediodía, pasó con su novia caminando por la vereda, donde estaban los tres amigos. Algo ocurrió. Porque unos minutos después regresó solo, con un arma en sus manos. Y gatilló dos veces, aunque no salieron los disparos. En ese instante, al ver que la pistola se había trabado, Lautaro y Erik saltaron sobre el atacante y trataron de reducirlo, para evitar que dispara. En el forcejeo salieron los disparos. Cuatro dieron en el pecho de Díaz y uno impactó en la cabeza de Ronchi. Ambos quedaron tendidos en el piso y el atacante huyó corriendo. Erik murió a los pocos minutos y el jugador de las inferiores de Racing fue trasladado al hospital Roque Sáenz Peña. Por la gravedad de la herida luego fue derivado al hospital de Emergencias, donde fue operado. Quedó en coma farmacológico, en terapia intensiva en estado reservado. Los médicos son optimistas a pesar de la gravedad del cuadro.

Este nuevo crimen y el ataque contra el futbolista de la cuarta división de Racing se produjo en un contexto de violencia en Rosario, después de un año atravesado por el crecimiento de los asesinatos. En 2022 se cometieron 287 homicidios, cifra que superó el récord de 2013, cuando comenzó la llamada guerra narco en Rosario. En estos 12 días de 2023 se notificaron ocho asesinatos.

Durante la tarde la policía comunicó a los familiares de Ronchi que el futbolista había sido herido, y que estaba internado. Sus familiares viven en dos casas en la zona sur. Los agentes desconocían que Huevo, como lo apodan a Lautaro Ronchi, era jugador de las inferiores de Racing. Se enteraron cuando desde el club emitieron un comunicado de que el joven que había recibido un disparo en la cabeza tenía un extensa trayectoria en las divisiones menores de la Academia de Avellaneda.

Lautaro vivía en la pensión del club desde los once años juega de delantero y actualmente se desempeña en el plantel de la cuarta división de Racing. Ronchi tuvo una excelente temporada en 2022 y tenía chances de empezar durante este año de entrenar con la primera división, luego de haber convertido 12 goles en el torneo. El joven jugador había empezado a entrenarse en una de las canchas auxiliares del Cilindro con un grupo selecto de juveniles, que de a poco empezaban a integrarse al plantel principal comandado por Fernando Gago.

“Lautaro Ronchi, futbolista de Cuarta División, fue herido de bala en un incidente en Rosario y permanece internado en el Hospital Clemente Álvarez, de dicha ciudad”, informaron en un escueto comunicado desde el club de Avellaneda. “¡Fuerza Lauti, estamos siempre con vos! Nuestro abrazo a su familia y seres queridos”, señalaron. Desde el club Independiente también expresaron su solidaridad por el ataque que sufrió el jugador. “Abrazamos a los familiares y amigos en este difícil momento y velamos por su pronta recuperación”, advirtió la cuenta oficial del otro club de Avellaneda.

Este jueves efectivos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) realizaron cuatro allanamientos en el barrio La Tablada para dar con el asesino de Erik Díaz y con el atacante que dejó en grave estado al futbolista. Un joven de 17 años quedó detenido, quien sería el hermano del autor de los disparos. El adolescente quedó preso por orden del juzgado de Menores luego de que en su casa se incautara un revolver 32 y varias municiones. Según fuentes policiales, el arma que se usó en el homicidio fue una pistola calibre 9 milímetros por lo que el revolver secuestrado no se habría utilizado en el hecho.

Juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa: peritos de la Policía Federal analizarán los videos usados para identificar a los acusados

Díaz, el muchacho de 20 años, que era amigo de Lautaro Rochi y falleció en el ataque vivía en un entorno familiar complejo, según describieron fuentes de la investigación. Un hermano de la víctima también fue asesinado hace unos meses. La madre de ambos es propietaria de una rotisería. En esa zona del barrio La Tablada los homicidios se producen, en la mayoría de los casos, en contextos atravesados por conflictos por la venta de drogas. La policía investiga el móvil del ataque y el crimen, pero hasta ahora la información que manejan las fuentes es que se habría tratado de una pelea barrial. Eso no quita que alguno de los jóvenes que estaban con Ronchi pudiese estar involucrado en esa economía criminal vinculada al expendio de cocaína. En las inmediaciones donde se produjo el crimen hay varios puntos de venta de drogas al menudeo, coincidieron varios vecinos consultados por LA NACION, controlados por bandas que operan desde la cárcel como los Funes-Ungaro y los Smith.

En agosto pasado la comunidad del fútbol de Rosario Central se vio conmocionada por el crimen de un jugador de las inferiores. Lucas Vega tenía 13 años y jugaba en las divisiones infantiles canallas. Su deseo, según su madre, “era ser un grande con la pelota”. Pero sus sueños se rompieron en mil pedazos, cuando fue asesinado desde un auto. Estaba con su hermano y dos amigos, todos de 15 años, que terminaron heridos. Los sicarios dispararon desde un auto más de 20 balazos contra los cuatro jóvenes que escuchaban música trap en la esquina de su casa, en el barrio Emaus.

 67 total views,  1 views today

Deja una respuesta

Next Post

La histórica fascinación que ejerce Florida sobre los presidentes latinoamericanos expulsados del poder

WASHINGTON.- El fallecido líder nicaragüense Anastasio Somoza no tuvo que bajar demasiado de categoría cuando huyó del palacio presidencial, en 1979. Por el contrario, se […]
error: Content is protected !!