El crimen de Fernando Báez Sosa: quiénes son los padres de Máximo Thomsen

Entre los familiares de los ocho acusados de asesinar a Fernando Báez Sosa que acuden al juicio en su contra que se lleva en la ciudad de Dolores están Javier Thomsen y Rosalía Zárate, los padres de Máximo Thomsen: uno de los imputados cuya situación judicial podría terminar con una sentencia a prisión perpetua.

Crimen de Fernando Báez Sosa: ¿podría volver a abrir el boliche Le Brique?

El joven tenía 21 años al momento del hecho, y al menos seis testimonios realizados durante las audiencias lo ubican golpeando a Báez Sosa en el suelo, incluso con patadas dadas con la punta de la zapatilla en su cabeza. De hecho, una pisada sobre el rostro de la víctima dejó en su piel la marca de la suela impresa, lo que permitió identificar a Thomsen como uno de los principales agresores.

Además, se llegó a revelar que fue él quien acusó al joven inocente Pablo Ventura, a quien conocía de Zárate, al señalarlo como el dueño del calzado ensangrentado cuando la policía los detuvo el día del crimen.

Desde aquel 18 de enero de 2020 hasta hoy, Thomsen está privado de su libertad junto a otros siete de los diez jóvenes que salieron juntos la noche del violento episodio. En las distintas sedes de su detención, fue visitado regularmente por su hermano mayor Francisco y sus padres, quienes han dado distintas declaraciones a la prensa a lo largo del tiempo.

“No quiero abrir los ojos. Los chicos están arrepentidos. Estoy enterado de lo que hizo mi hijo”, había dicho Javier Thomsen en enero de 2020, cuando fue a visitar al joven al penal de Dolores en el que estuvo detenido al principio del caso. En aquel momento, se refirió a sus sensaciones y precisó: “Siento una montaña rusa de bronca. Todo el tiempo pienso qué hice mal para que pase esto. Estaban alcoholizados, pero no los justifico”.

Crisis de Brasil: qué es la intervención federal

En otra ocasión, dijo estar “asustado” de no poder volver a ver a su hijo en libertad, algo que es posible dado la pena de prisión perpetua que puede acarrear el cargo de “homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas” por el que se lo juzga a él y al resto de los acusados.

Más recientemente, mientras estaba en los tribunales de Dolores siguiendo las audiencias del juicio, dijo a LA NACION que las declaraciones de los amigos de Báez Sosa le “daban esperanzas”, ya que -según su visión- habían sido “vagas” y mostraron que “no había un plan de matar”.

Tanto Thomsen como su esposa, Rosalía Zárate, fueron increpados en la entrada del tribunal el pasado 6 de enero por una mujer al grito de “y llora, y llora, y llora Thomsen llora” mientras otro filmaba la escena con su celular.

La madre del acusado de asesinar a Báez Sosa también cambió su vida desde la aprehensión de su hijo, ya que pocos días después de la detención de Thomsen, Rosalía Zárate renunció al cargo de secretaria de Obras Públicas que ejercía en la ciudad bonaerense de la que son oriundos todos los imputados.

Qué es un esmilodontes, el Tigre Diente de Sable que fue hallado en Necochea

Además de Máximo Thomsen, los acusados son: Luciano Pertossi, de 21 años y apodado “Chano”; Ciro Pertossi, de 22; Lucas Pertossi, de 23; Ayrton Viollaz, de 23; Enzo Comelli, de 22; Matías Benicelli, de 23, y Blas Cinalli, de 21. Al grupo completo que vacacionaba en Gessell se suman Juan Pablo Guarino y Alejo Milanesi, que fueron sobreseídos en 2020 al no poder ser ubicados por testigos o filmaciones agrediendo a Fernando Báez Sosa o a los amigos que buscaban socorrerlo.

La familia Thomsen

Javier Thomsen y Rosalía Zárate son los padres de Máximo, uno de los principales acusados por el asesinato. En el momento del crimen, el joven vivía con ellos en Zárate.

Javier es uno de los padres de los detenidos que más presencia tiene desde el momento del homicidio. Si no tiene que volver a Buenos Aires, él asiste a todas las audiencias. En un breve diálogo con LA NACION, Thomsen señaló que aún mantiene la esperanza a partir de las “vagas” las afirmaciones de los amigos de Báez Sosa. Señaló que para que pudieran relatar los hechos vividos les tuvieron que pasar distintos videos. “Si ellos que estaban ahí [con la víctima] tuvieron afirmaciones vagas, qué pueden decir otros testigos que no estuvieron”, dijo.

Por su parte, a Rosalía, quien también es tía de otro de los acusados, Matías Benicelli, se la vio poco por el juzgado. Sin embargo, la semana próxima se deberá presentar para dar su testimonio como testigo.

Con la detención de Máximo, la familia sufrió ataques por varios grupos, los cuales se intensificaron en las últimas semanas. Este lunes 6 de enero, días después de que se iniciaran las audiencias, fueron increpados por manifestantes que los esperaban a la salida de la Unidad Penitenciaria Nº 6, donde se encuentran detenidos los acusados. Además, al finalizar las audiencias, los familiares del imputado suelen encontrarse con personas que los insultan por el crimen.

 105 total views,  1 views today

Deja una respuesta

Next Post

Murió la supermodelo de los 90 Tatjana Patitz: tenía 56 años

Tatjana Patitz, una de las modelos más reconocidas entre las décadas de los 80 y 90, murió a los 56 años. Fue el agente de […]
error: Content is protected !!