Pasión por el Cubo Rubik. Un regalo de su madre lo convirtió en medalla de oro: “Argentina es uno de los 10 países con mejores cuberos del mundo”

Nicolás fue el primero de la familia en animarse a competir. A primera vista, el desafío parecía sencillo: lograr que todas las caras del antaño “cubo mágico” queden del mismo color. Todos lo probamos alguna vez. Sin embargo, su simpleza engaña pero, a la vez, atrapa. Tanto que en algunos países ya es un deporte y, a nivel local, es la Agrupación Speedcubing Argentina la encargada de planificar las competiciones. Hoy, a los 14 años, Nicolás Campanario es medalla de oro en la categoría “multiblind”, algo que no imaginó aquella tarde cuando regresó a su casa, luego de su primer día de clases del colegio secundario.

“Cuando mamá me regaló mi primer cubo, durante la cuarentena, no me interesó demasiado. Pero un día me propuse armarlo y me la pasé encerrado en mi cuarto hasta lograrlo. Desde entonces, no paré”, cuenta Nicolás mientras gira rápidamente el cubo con los dedos de su mano. Lo sostiene con la misma naturalidad que quien sujeta una birome o un celular.

Su padre, Sebastián Campanario (49), lo mira con complicidad. Dice que ese rompecabezas mecánico tridimensional creado a mediados de los 70 representa mucho más que un entretenimiento: siente que fue la herramienta que logró conectarlo con su hijo “del medio” y hoy ambos disfrutan de la misma pasión.

“Nuestro vínculo cambió mucho. Por la dinámica de nuestra familia, siempre fue desafiante encontrar cosas para compartir y descubrimos que esto es algo que podemos hacer juntos”, dice Sebastián, economista y periodista, que también es padre de Matías (17) y Olivia (6).

La categoría multiblind: armar cubos “a ciegas”

Padre e hijo entrenan y compiten como en otro deporte. El joven está cerca de batir el récord nacional en su especialidad “multiblind”: consiste en armar, en una hora, la mayor cantidad de cubos “a ciegas”.

El jugador decide cuántos cubos pretende armar y los recibe sobre una mesa. Luego tiene una hora para estudiarlos y empezar. Es él quien decide cuánto tiempo emplea en estudiarlos y pide que le cubran los ojos para comenzar el armado: memoria y rapidez en las manos es todo lo que necesita.

“Aunque no es el caso de la Argentina, en algunos países el cubo es considerado un deporte. Hay deportes olímpicos en los que no transpirás, como el ajedrez o el arco flecha, son disciplinas que necesitan entrenamiento, ejercicio mental y precisión”, agrega Sebastián.

El invento de un arquitecto húngaro que conquistó al mundo

El cubo Rubik es un rompecabezas tridimensional que lleva el nombre de su creador, el arquitecto Ernő Rubik. Fue ideado en 1974 cuando, como profesor de la Universidad de Budapest, buscaba una manera sencilla de enseñar a sus estudiantes a modelar el movimiento tridimensional. Lo que su creador nunca sospechó es que su invento atravesaría el tiempo para convertirse de un pasatiempo, de los más practicados del mundo, en un deporte.

“En el último tiempo hubo una explosión del cubo Rubik. En parte fue por la pandemia, pero también porque empezaron a hacerlos mejores. Antes era un juguete muy tosco, no lo podías hacer rápido. Hoy las redes están llenas de chicos jugando”, dice Sebastián.

Nicolás es uno de los apasionados. “Cuando vimos que le interesaba, con mi mujer empezamos a fomentárselo. Nos gustaba que hiciera algo distinto, que lo alejase un poco de la computadora y del celular. Por eso, el 25 diciembre de 2021, lo llevé a ver el primer torneo en Lomas del Mirador, en La Matanza. Era Navidad, no había nadie en la calle, pero el lugar donde se hacía la competencia estaba lleno. Había cuberos de toda la Argentina. Ahí se enganchó. Nos anotamos en el torneo siguiente y desde entonces tratamos de llevarlo a todos, turnándonos con mi señora”, cuenta Sebastián sobre los inicios de Nicolás en los torneos.

Luego se sumó el padre. “Un día Nico me preguntó por qué no me anotaba yo también, que podía ser divertido. Él nos había enseñado a mi mujer y a mí a hacer el ‘3×3′, el tradicional, y me anoté. Hay muy poca gente mayor de 40 años que haga esto, la mayoría son chicos muy jóvenes porque es una habilidad que se desarrolla en la adolescencia y después empieza a bajar. Hoy además del ‘3×3′, hago el ‘2×2′ y el ‘Pyraminx’”, explica Sebastián.

-¿Se necesita de alguna habilidad especial para armarlo?

-Sebastián: Necesitás agilidad en las manos y memoria muscular. Se trata de ver un patrón y rápido saber qué movimiento tenés que hacer. También necesitás atención, foco y tolerancia a la frustración. Son unos días en los que no te sale hasta que lo lográs. Cuando lo hacés, la sensación es muy satisfactoria.

-Nicolás: Para todo hay técnicas, todo se puede aprender. De casi todo hay tutoriales en Youtube.

-¿Cuánto tiempo por día le dedican a practicar?

-Nicolás: Siempre tengo un cubo sobre la mesa y cuando quiero hacer algo lo giro un poco para sacarme las ganas. Pero, seriamente, practico una o dos horas por día. Existen aplicaciones que te ayudan a llevar los tiempos, ahí guardás tus marcas. Por ejemplo, yo arranqué armando el ‘3X3′ en dos minutos y pico y luego bajé hasta 50 segundos.

-Sebastián: Yo nunca tuve un hobby y ahora estoy fascinado… si tengo 15 minutos de espera en un café saco el cubo que llevo, siempre, en la mochila.

Nicolás explica que para armar correctamente el cubo hay que respetar ciertas reglas porque si no “podés estar desde el bing bang hasta ahora intentando las combinaciones”. Según el joven, existe una aplicación en el celular que te brinda la mezcla inicial. No puede ser aleatoria. Y en los torneos, la Asociación Mundial del Cubo (conocida como WCA por sus siglas en inglés), que es la responsable de organizar los campeonatos a nivel mundial y de registrar los récords en las diferentes categorías, envía el algoritmo con la mezcla de inicio para que sea parejo para todos. En el país, la Agrupación Speedcubing Argentina es la encargada de planificar las competiciones bajo la órbita de WCA.

En Argentina, a lo largo del año, se realizan distintos torneos de cubo Rubik. El último fue el Di Tella Open Rubik, que se realizó en marzo en el campus de la Universidad Torcuato Di Tella, en el barrio de Núñez, con la iniciativa de Sebastián y el apoyo de Juan José Cruces, el rector de la casa de altos estudios. En el torneo participaron más de 100 jugadores, de distintos países de América Latina. “Hoy hay un furor por estos torneos, y la Argentina es una de las potencias mundiales. Es uno de los 10 países con mejores cuberos del mundo”, cuenta.

En esa ocasión, a pesar del poco tiempo que Nicolás lleva compitiendo, obtuvo la medalla de oro en la categoría “multiblind” y estuvo cerca de batir el récord nacional. El joven, con sus ojos vendados, lograr armar correctamente 22 cubos de los 27 que memorizó. “Tenés una hora para mirar los cubos y armarlos, vos elegís cuánto tiempo le dedicas a cada cosa. Generalmente me tomo 40 minutos para mirarlos y 20 para armarlos. Estuve muy cerca de batir el récord. Ojalá que el próximo lo logre”, dice Nicolás entusiasmado.

En la categoría adultos la competencia no es tan reñida, pero a Sebastián no le importa, a él lo motiva el tiempo que comparte con su hijo. “Hay muy poca gente mayor de 40 años que haga esto, la mayoría son chicos muy jóvenes porque es una habilidad que se desarrolla en la adolescencia y después empieza a bajar. En el Di Tella creo que nos anotamos tres mayores de 40″, cuenta Sebastián.

En agosto, en Corea del Sur se llevará a cabo el mundial de Speedcubins que se realiza cada dos años y cuenta con un récord de inscripciones, hay 1400 speedcubers de todo el mundo que se animarán al desafío. “Nosotros llegamos a anotarnos y tenemos ganas de ir, pero es casi imposible porque es carísimo”, cuenta Sebastián.

-Nicolás, ¿qué te dicen tus amigos en el colegio cuando te ven armar el cubo?

-Nicolás: Algunos se sorprenden, sobre todo cuando lo hago a ciegas. Otros llevan un cubo al cole y me piden que se los arme o que les diga dónde pueden aprender.

-¿Cuál es el más difícil?

Sebastián: El megamix. Es un cubo de doce caras de 11 piezas cada uno y hay un argentino, Leandro Martín López, que tiene el récord mundial, logró armarlo en 24 segundos, hasta no hace mucho el récord era de un minuto aproximadamente.

-¿Cuáles son los beneficios de practicarlo?

-Nicolás: Te ayuda a manejar los nervios, la ansiedad.

-Sebastián: Aprendes a concentrarte más tiempo y te ayuda con la memoria. Se habla mucho del bienestar físico, como la importancia de salir a correr y comer bien, pero muy poco sobre el bienestar intelectual. Está demostrado que aprendiendo cosas nuevas formás una reserva cognitiva que es un escudo contra distintas enfermedades.

-A un principiante, ¿qué le recomendarían?

-Nicolás: Que compre por internet un cubo de ‘3×3′ por menos de 1500 pesos y mirar los tutoriales que hay para aprender a armarlo. Nadie lo hace solo.

-Sebastián: Que se anime a intentarlo. Esto es un segundo para descubrirlo y toda la vida para aprenderlo. Y cuando tienen dudas pueden mirar los tutoriales en youtube. Yo cuando tengo alguna le consulto a Nico… tengo un buen mentor.

 

Loading

Deja una respuesta

Next Post

Qué santo se celebra hoy: onomásticos de este viernes 26 de mayo

El santoral es diferente cada día.recuerda a quienes se caracterizaron por sus buenas acciones. (Infobae/Jovani Pérez) Hace unas décadas, incluso siglos, los ancestros acostumbraban a […]
Qué santo se celebra hoy: onomásticos de este viernes 26 de mayo
error: Content is protected !!